Rodolfo Arruabarrena habló en conferencia de prensa y en el final de la misma, el 'Vasco' insultó en tono de broma de a un periodista, al que conocía de hace años en Tigre (Juan Cortese, de TyC Sports).
Sin dudas, una acción que marcó el hecho de no dramatizar una derrota muy dura para el conjunto de La Ribera, aunque el propio entrenador se mostró triste por no haber podido llegar a la Final de la Copa Sudamericana.
"En el partido de hoy no conseguimos el objetivo de pasar la eliminatoria. Pienso que en el primer tiempo fuimos muy superiores y en el segundo no fuimos tan claros, mientras que ahí River tuvo chances de contra", sostuvo Arruabarrena.
En tanto, el "Vasco" agregó lo siguiente: "Quedamos afuera y va a haber que recuperarse de este golpe, aunque va a ser tan duro. En esta eliminatoria los detalles hacen la diferencia".
Por otro lado, sobre el penal errado por Emmanuel Gigliotti, el técnico manifestó: "Hay siempre tres encargados y el que tiene más confianza agarra la pelota".
Y además, no conforme con eso, volvió a hablar sobre las chances que tuvo: "El penal, otra de Gigliotti y el gol anulado, que por lo que me comentaron estuvo mal sancionado".
"El penal hubiese cambiado todo, pero creo que lo más justo habría sido ir a penales. Tuvimos las chances para llegar a otro tipo de resultado y ellos en la única situación que tuvieron, no convirtieron", expresó el Vasco, quien al ser consultado por los fallos arbitrales, sentenció: "Creo que en estos dos partidos no hemos tenido la suerte de que nos beneficien. Pero contaré hasta mil".

Mereció más

El defensor de Boca Juniors, Daniel "Cata" Díaz, consideró que su equipo "mereció un poco más" y se quejó del gol anulado a Emmanuel Gigliotti.
"Tuvimos cuatro situaciones muy claras, y una la que fue gol y no terminó convalidando. Y ellos aprovecharon una y lo pudieron ganar", sostuvo Díaz, expulsado sobre el final del partido.
Consideró que Boca tuvo mayor dominio en este partido que en el de ida en La Bombonera. Díaz aseguró que Gigliotti "estaba habilitado" en la jugada de un gol que anuló el árbitro Germán Delfino a instancias del juez de línea.

Cargadas infaltables

Tanto como se esperan los encuentros más trascendentales del fútbol argentino, los fanáticos aguardan también por la chance de poder cargar a su rival de toda la vida. Sólo fue cuestión de minutos para que las clásicas burlas comenzaran a circular a través de las redes sociales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia