El Pity Martínez tenía una noche de ensueño con un golazo de emboquillada para el 2-0 parcial, pero luego se hizo la noche. Llegó el empate de Arsenal y enseguida el Pity sintió una molestia en el aductor derecho. Martínez dejó la cancha y entró Alonso. River es una enfermería.
"Se nos complicó. Se nos escaparon dos puntos. Nos fueron llevando a nuestro arco. No habían hecho nada. Perdimos dos puntos importantes. Iba a ser la tercera victoria en una semana. Los dejamos venir mucho. Igual, falta mucho. El campeonato nos dará muchas oportunidades".
"Me fui preocupado porque se me puso duro el aductor. Siento mucho dolor. No sentí pinchazo. Veremos la recuperación".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia