Lo que logró Lucas Alario en poco tiempo en River es algo realmente para destacar. Primero fue Marcelo Gallardo quien sorprendió en darle el visto bueno a la dirigencia para que lo busque. Luego, cuando el pase iba camino a caerse, el delantero presionó para emigrar de Colón. Fue así como rápidamente se ganó la titularidad y respondió con goles. Primero en Paraguay con un golazo de emboquillada, en un duelo trascendental ante Guaraní, que le valió la clasificación a la final de la Copa Libertadores. Y en la definición en el Monumental, anotando el primer gol clave para destrabar un partido durísimo en la primera etapa con Tigres.
Embed

Sin embargo, apareció otra paradoja en el fútbol. Y es que el nuevo ídolo de River es fanático de Boca. Como sucedió hace poco tiempo con Lucas Boyé, una de las jóvenes promesas del millonario, Alario confesó ser hincha xeneize. "Uno siempre trata de buscar lo mejor. Depende de cómo se dé, de las posibilidades que tenga de jugar o no. Pero yo soy hincha de Boca, así que una inclinación tendría", expresó el goleador, en diciembre, cuando estaba en la mira de Boca e Independiente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia