Juan Carlos Guaymás y Ramón Paredes constituyeron una memorable dupla de marcadores centrales salteños, jugando cuatro años juntos en varios clubes de la provincia, como Mitre, San Antonio, Central Norte y Federación Salteña. Juntos rememoran los viejos tiempos en cancha y se refieren también al presente del fútbol actual.

¿Qué recuerdos guardan de aquellos tiempos?
Paredes: Los mejores. En San Antonio estuvimos 44 partidos invictos en 1973. Además, en el 76 ascendimos con Mitre.
Guaymás: Yo me crié en San Antonio, pero ahí nunca me reconocieron, sí lo hicieron en Mitre, donde me invitaron cuando inauguraron las luces del estadio y donde siempre me tienen en cuenta para algún homenaje. Yo tampoco le hago la guerra a nadie.
Paredes: En Federación Salteña estuvimos más de 30 partidos invictos. En Central jugamos la Copa Campeones, con refuerzos de Juventud, Mitre, San Antonio. Eran épocas en las que los torneos de Liga tenían otra jerarquía y eran el equivalente del Nacional B de hoy.

Quien no tuvo el placer de ser contemporáneo de esas vivencias observa fotos de la época y lo que más sorprende es la cantidad de gente en las canchas...
Paredes: Habían otras expectativas, habían grandes jugadores en la zona, no tantos de afuera, pero los que había se quedaban años jugando acá. Y no había tanta violencia en las canchas. Era una fiesta ver a los equipos de Salta y el fútbol que se jugaba era distinto.
Guaymás: Juntos ascendimos con Mitre en el 76 y con Federación en el 77, en épocas en que se dividían los torneos de Liga en A, B y C. Nos llamaron para mantener la categoría y al final salimos campeones. Éramos los fullbacks, lo que hoy se llaman marcadores centrales.
Paredes: Antes los esquemas tácticos eran clásicos, hoy se inventa mucho: al 4 lo quieren hacer wing derecho, al wing lo transforman en 4, ahora les llaman “4 mentiroso”, “8 mentiroso”. No se sabe a qué juegan. Es por eso que yo no voy más a la cancha, me aburrió. Yo sigo jugando en los Veteranos. Hace 51 años que juego al fútbol, arranqué a los 14, hoy tengo 65 y sigo jugando, en Colón.

¿Cuál es para ustedes el factor principal de la decadencia en la concurrencia a las canchas en relación a aquellos años?
Guaymás: Decayó mucho el fútbol, se equiparó para atrás y no para adelante. Ese es el principal motivo.
Paredes: Es cierto, eso y la falta de éxitos. Lo bueno del fútbol actual es que se equipararon las fuerzas, como escuché decir el otro día a Patricio Toranzo, que juega en Primera. Él decía que Huracán antes iba a jugar con River o con Boca y sabía que iba a perder. Ahora no. Pero también pareciera que hoy a los jugadores los preparan para hacer atletismo, no fútbol. Se corre más de lo que se juega. Hoy jugadores habilidosos como D’Alessandro o Tévez no te corren, intentan jugar, pero reciben la pelota y tienen cuatro monos a la vuelta. Y cuando no hay opciones de juego, se la devuelven al arquero, como Mascherano contra Perú: pensó media hora antes de dársela al arquero, hasta que entregó la pelota y el 9 se lo comió. Hoy ningún equipo pone un jugador en su puesto: el 4 juega de 2 porque el 2 titular se lesionó, por ejemplo. Los equipos ya no salen de memoria.
Guaymás: Los jugadores se lesionan a cada rato, que sobrecarga, que 30 días de reposo, que esto, que lo otro. Hacen tremendas pretemporadas, con velocidad, pesas, y decís: ‘ahora cuando comiencen a jugar por los puntos van a volar’. Cuando jugábamos en Mitre nos hacían dar cinco vueltas a la cancha, un poco de abdominales y a jugar. Antes no había ni conos. Hoy un arquero, solo, tiene tres que le patean y uno que les alcanza la pelota.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia