La judoca argentina Paula Pareto, quien sumó hoy la primera medalla dorada del país en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, agradeció "el apoyo de la gente" y reconoció que "se dio algo soñado" tras vencer a la coreana Jeong Bo-Kyeong en la categoría hasta 48 kilogramos.
"Se dio algo soñado que no hubiese logrado sin el apoyo de toda la gente que se acercó a darme buena energía. Todavía no lo puedo creer", confesó la primera mujer de la historia en obtener una presea de oro para Argentina.
"Yo siempre me tengo fe. Si no, no vendría, pero sabía que era complicado. Estoy más que feliz, no lo puedo creer", dijo la judoca.
Pareto, bronce en los Juegos Panamericanos Río 2007, oro en Guadalajara 2011 y plata en Toronto 2015, dejó en el camino a la japonesa Ami Kondo (semifinal), a la húngara Eva Csernoviczki (cuartos) y a la rusa Irina Dolgova (octavos).
Además, la deportista de 30 años, que sumó una medalla de bronce en Beijing '08, contó que 'nunca' se pone metas en las instancias previas a las competencias.
"Ahora me voy a disfrutar y a festejar", adelantó la Peque, quien después del triunfo se abrazó con toda su familia en medio de la tribuna. Por su parte Laura Martinel, entrenadora de la argentina, destacó: "Para eso trabajamos cuatro años sin parar para esto, sí puedo creer que Paula lo haya conseguido".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia