José María López, flamante campeón de WTCC, mostró su felicidad y satisfacción por un 2014 en el que logró un título mundial de automovilismo para un argentino después de 57 años.
"Va a ser difícil igualar un año así, pero estoy contento de haber podido representar a mi bandera y de haber podido volver a un campeonato mundial en Europa", celebró Pechito.
Al analizar la temporada, López reconoció que "era difícil de imaginarse" a principios de año liderar la categoría, debido a que se sumó "a un equipo cien por ciento francés" y con "dos compañeros de nombre e ídolos en Francia", como Yvan Muller y Sebastien Loeb.
El piloto argentino destacó el lugar que le dio Citroën en su estructura: "El equipo me trató como a uno más, me recibió con los brazos abiertos, y eso es un mérito".
"Todos los caminos, todas las piedras, todos los tropezones y caminos que uno ha recorrido en estos 20 años de automovilismo han ido ayudando. Y cada cosa sumada me hizo ser más fuerte y estar listo para esto", analizó el reciente ganador del Olimpia de Plata sobre las dificultades económicas que lo alejaron en su momento de la Fórmula 1.
A la hora de plantear sus objetivos para el 2015, Pechito demuestra ese espíritu de lucha y superación al enfocarse en "tratar de dar lo mejor, tratar de seguir peleándola y representar la bandera lo mejor posible".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia