Son las nueve de la mañana de un frío domingo y con neblina en la cancha de Peñarol, cerca del barrio Mosconi.
El canchero marca el campo de juego para que se juegue el primer partido entre Peñarol y San Francisco en 8ª división. Mientras se disputa el partido, la novena división de Sanfra espera su turno junto a su técnico que le empieza a decir a los chicos que se cambien.
Cuando el entrenador entrega las camisetas, uno de los pibes sacaba orgulloso de una bolsa de plástico sus nuevos botines, ese humilde chico es Claudio "Pelao" Colpare que a sus 11 años asume la responsabilidad de defender los colores de San Francisco jugando de lateral por izquierda.
Se levantó a las seis de la mañana, le agradeció a su papá Marcelo Colpare, un obrero de la construcción, por comprarle esos botines blancos que tanto quería. Pelao venía jugando con zapatillas.
Mientras se ponía las medias, el viento se llevó la bolsa en la que transportó los botines; corrió varios metros para poder alcanzarla y asegurarla para que no se vuele otra vez. Para él no era una bolsa más.
El pequeño Claudio tiene tres hermanitos que viven con él en La Ciénaga. Su ídolo es Teo Gutiérrez y tiene un sueño muy particular: "Mi sueño es jugar en la Primera de San Francisco", dice muy convencido.
El partido arranca, San Francisco se ve sorprendido por Peñarol y esto lo sufre Claudio Colpare porque está debutando con esos llamativos botines blancos. El mirasol se fue al descanso ganando 2 a 1 por el doblete de Joaquín Nieves, mientras que el descuento para San Francisco lo marcó Alexis Flores.
Durante el entretiempo, el técnico de San Francisco dio una fuerte charla motivacional y los chicos de Sanfra salieron con otra actitud a jugar el complemento, con dos goles de Gabriel Tapia el conjunto azul y blanco terminó dando vuelta el partido.
La felicidad se trasladó a los chicos de San Francisco y sobre todo en Claudio "Pelao" Colpare. El estreno de sus nuevos botines fue con triunfo.
Muchos chicos en las inferiores no tienen para comprarse los botines y juegan con zapatillas. La situación económica no es favorable para muchos de ellos pero, aún así, los padres hacen hasta lo imposible por ver feliz a sus hijos, tal es el caso de Pelao. Y él, seguramente, regresó a casa, abrazó a sus padres y empezó la difícil tarea de sacarle el barro estancado entre los tapones. Sus botines no serán de primera línea pero para él seguro que son los más lindos del mundo.

  • De La Ciénaga para defender a San Francisco
Pedro Guantay es el DT de la novena división de San Francisco y se toma el trabajo de ir al paraje para entrenar a los chicos. "Lo hago por ellos, muchos no tienen la posibilidad de llegar a la ciudad para entrenar en algún club, así que yo voy hasta ellos", sostuvo Guantay, quien remarcó: "Los días de partidos, los pasamos a buscar en trafic y los dejamos otra vez en La Ciénaga".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia