Popeye Bordó volvió a coronarse campeón ayer y esta vez fue en el torneo Relámpago organizado por la Liga Salteña de Béisbol.
Lo que se sabía de antemano es que en el diamante espinaca se iba a desatar la fiesta al término del partido porque ambos equipos, Blanco y Bordó, llegaron a la final del campeonato intermedio del béisbol capitalino y otra vez, como en el último encuentro del Preparación, el Bordó festejó al imponerse por 9 a 1.
Los campeones tuvieron un gran trabajo defensivo y sus pitchers, Jorge Gómez y Mauricio Costa, no desentonaron. Los Blancos, por su parte, tuvieron que cambiar tres veces de lanzadores, pero nunca pudieron acercarse en el marcador.
En categoría pre-juniors también se llevó a cabo otro interesante partido definitivo entre Popeye y Atléticos, donde el conjunto verde y amarillo se impuso por 7 a 6 en el último inning. En agosto llegará el Honor, el último torneo del año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia