Iban a buscar la gloria. Encontraron la muerte. Así de impactante es la noticia que conmocionó al planeta Fútbol. Y al mundo en sí. El charter de la empresa Lamia que llevaba de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) a Medellín (Colombia) al plantel del humilde Chapecoense, que iba a jugar el partido más importante en sus 43 años de historia, cayó en el Cerro Gordo de la Unión, Antioquia, cuando estaba llegando al aeropuerto de la ciudad del país cafetero. El saldo: 75 muertos y 6 heridos que salvaron sus vidas de milagro: tres futbolistas, una azafata, un técnico de la tripulación y un periodista deportivo brasileño.
La aeronave habría tenido un severo desperfecto eléctrico cuando estaba a cinco minutos del aterrizaje, lo que habría obligado a los pilotos a desprenderse del combustible que le quedaba antes de hacer un aterrizaje forzoso sobre el cerro. Al llegar sin combustible a tierra, el avión no explotó pese a partirse en varios pedazos, lo que permitió el rescate de los sobrevivientes.
Entre los tres jugadores internados está Alan Ruschel (27), defensor del equipo que el miércoles iba a disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana, ante Atlético Nacional. Al llegar al Hospital La Ceja, fuera de peligro, consciente pero en shock, pidió por su esposa e hizo un especial pedido: "Por favor, guarden mi anillo de boda".
En Instagram, Ruschel tiene varias fotos junto a su mujer, Marina Storchi (24), a quien le dedicó varios mensajes de amor en esa red social: "¡¡¡Un hombre sólo puede encontrar la mujer ideal cuando mira su cara y ve a un ángel!!! ¡Te amo, negrita!", le escribió el jugador a su esposa semanas atrás.
Una de sus dos hermanas, Amanda, publicó un mensaje llevando tranquilidad sobre la salud de Alan: "Gracias a Dios Alan está en el hospital, estable. Estamos orando por todos los que aún no han sido rescatados, y fuerza a sus familias. Situación complicada, difícil. Sólo Dios da fuerza. Gracias a Dios", publicó en las primeras horas del martes.
El 13 de agosto, al cumplir años su namorada, Alan le dedicó este mensaje en Instagram: "¡Mi amor, hoy es tu día! ¡No hay palabras para describir lo que sos para mí! Te amo y te deseo toda la felicidad del mundo. Ahora también tenemos un pequeño para alegrarnos. ¡Feliz cumpleaños, mi pequeña!".
Ese anillo de boda que Alan Ruschel pidió que le guarden con lo que le quedaba de fuerzas, desde hoy tiene un valor especial. El del milagro y el amor en medio de la tragedia.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia