Si bien la dirigencia determinó ubicar las dos facciones de la barra de Juventud, la violencia en las tribunas parece de nunca acabar en el santo. Durante el partido, en la popular sur donde se ubican los integrantes de "La Nº 1", se agarraron a trompadas por varios minutos.
Según la Policía, se trataría de "problemas barriales" entre los hinchas antonianos.
El operativo de seguridad dejó más de diez detenidos por desorden, resistencia a la autoridad y por derecho de admisión.
Más allá de los incidentes, el partido continúo y por suerte la cosa no pasó a mayores.
Los uniformados intervinieron y demoraron a varios de los ofuscados simpatizantes.
Por otro lado, se informó que hubo cerca de tres mil ochocientas personas en el estadio Martearena, una concurrencia menor a la que venía habitualmente a ver a Juventud.
El próximo partido del santo en el Martearena será el sábado cuando reciba a San Lorenzo de Alem.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia