Federico Guerrero le hace honor al nombre de nuestra provincia: "salta" como los mejores en el país y esto lo llevó a ser campeón nacional en las últimas tres temporadas. Hace una semana volvió a subirse a lo más alto del podio en salto triple en la Copa Nacional de clubes que se desarrolló en el Centro Nacional de Alto Rendimiento de Buenos Aires, dejando atrás a 16 rivales.
El salto que lo llevó al tricampeonato fue de 15,03 metros, a 33 centímetros del mejor registro de su carrera (15,36). A 7 cm se ubicó Diego Dimaro, el segundo, y a 40 cm quedó Ezequiel Lemus, tercero. La prueba también tuvo la participación del salteño Gastón Oliveira, que finalizó sexto con un salto de 13,87 metros.
Este triunfo compensa algo de lo que perdió en la temporada debido a una lesión en la espalda. Una vez recuperado volvió a demostrar sus cualidades en la competencia de mayores.
"El dolor en la espalda no me permitía estar al máximo en mi rendimiento, no podía completar las competencias, pero me recuperé bien y pude establecer buenos saltos en el Cenard", señaló el atleta oriundo de Rosario de la Frontera.
Sus comienzos en el atletismo se remontan al 2008 y en la interminable cuna de campeones que son los Juegos Evita. "Me sumé cuando era chico, siempre me gustaron los deportes y llegué a practicar básquet y vóley, pero el atletismo me daba la posibilidad de participar en los Juegos Evita siendo ya más grande. El atletismo me gusta y te exige mucho a nivel personal", contó Federico.
A la hora de hablar de objetivos Guerrero separa los que se pueden conseguir en los próximos meses de los que quiere alcanzar en un mayor recorrido. "A corto plazo busco concretar los registros que fueron nulos en salto en largo (donde alcanzó el tercer puesto con 7 metros). También aspiro a clasificar al Sudamericano del año que viene", sostuvo, y en cuanto a los de largo plazo se anima a pensar en "competir en un Mundial o en los Juegos Olímpicos".
El rosarino no solo se queda con lo que el atletismo le brinda, sino también con lo que él puede ofrecer.
En forma paralela a sus entrenamientos y competencias trabaja en la escuela de atletismo, en el Legado Güemes con chicos de diferentes edades. De allí pueden salir los futuros campeones nacionales de salto en longitud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia