El colaborador del DT de Juventud Antoniana, Mario Albarracín, interrumpió abruptamente la atención de los jugadores a los trabajadores de prensa que viajaron a Andalgalá para cubrir la semifinal y que estaban realizando una cobertura de previa en el hotel, antes de la cena prevista para el grupo de jugadores en la noche del sábado.
El colaborador argumentó que se estableció una normativa interna que prohibía antes del encuentro la realización de notas y fotos con los futbolistas y el DT.
Si bien los periodistas presentes desconocían esta pauta, que por cierto es respetable y el cuerpo técnico tiene todo el derecho de imponer, la prepotencia y las formas del ayudante de campo a la hora de interrumpir el trabajo dejaron mucho que desear.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia