Las cosas no salieron como esperaban Juan Carlos Alonso y Pablo Monasterolo en el arranque del Rally de Acrópolis, donde el viernes habían logrado la tercera ubicación de largada pero no les sirvió de mucho gracias a un problema mecánico.
Los argentinos debieron abandonar al romper el radiador de aceite, promediando la SS2 del Rally de Acrópolis, luego de haber establecido un tiempo muy bueno en la SS1 a 3' del tercero, a 5' del segundo y con una carrera abierta.
Ya en la asistencia, el radiador de aceite fue reemplazado y revisado íntegramente el Mitsubishi Lancer Evo X por parte del equipo lituano Pro Racing, lo que le permitirá continuar en los tramos de hoy.
"Una pena que hayamos roto el radiador cuando llevábamos 10 km de 14,29 km que tenía la SS2, en una derecha que sentimos un golpe que provino de algo que había en el interno de la cuerda", indicó Alonso.
Y agregó: "Luego vimos la cámara a bordo y encontramos unos fierros donde pegó y se averió el radiador. Decidimos con Pupín pararlo y evitar que la rotura fuera mayor. Ya lo repararon y revisaron de una punta a la otra al Mitsu, por lo que mañana trataremos de dar pelea y finalizar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia