El equipo argentino de Copa Davis, con el capitán Daniel Orsanic a la cabeza, cumplió hoy su promesa por haber triunfado en la serie frente a Polonia como visitante, y se bañó en las frías aguas del Mar Báltico, en la ciudad de Gdansk, con una temperatura de apenas cinco grados. La promesa había sido hecha por el cuerpo técnico a los jugadores, aunque el chascomusense Carlos Berlocq también
participó de la actividad.
Embed

"Los jugadores pusieron huevos para ganar la serie y nosotros lo hicimos para meternos acá, pero no pensé que era tan frío", gráfico Orsanic. Además del capitán y Berlocq, también estuvieron el resto de los integrantes del cuerpo técnico, que se tiraron vestidos, salvo Alberto Osete, el preparador físico, que fue más allá y se mandó al agua como si lo acariciara el calor del verano, en short y cueros.
Leonardo Mayer, Guido Pella y Renzo Olivo, los otros jugadores artífices de la victoria 3-2 contra Polonia que dio el pase a cuartos de final, evitaron el chapuzón porque a esa hora se habían ido al aeropuerto, ya que viajan a jugar el torneo de Indian Wells.
En la próxima instancia, el equipo argentino se medirá ante Italia, que eliminó este fin de semana a Suiza 5-0 en Pesaro. Argentina e Italia se enfrentaron dos veces en la historia de la Copa Davis, con un triunfo por lado, ambos como visitantes, siempre sobre superficie de polvo de ladrillo, lo que prevé una serie pareja en julio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia