Una propuesta de matrimonio puede surgir en cualquier momento y el Mundial de rugby fue uno de ellos. El jugador rumano Florian Surugiu le pidió matrimonio a su novio después del partido que su Selección perdió frente a Irlanda por 44 a 10 en el estadio de Wembley el pasado domingo.
Tras el partido, y mientras el público ya salía de la tribunas, el rumano se acercó a su novia para darle la sorpresa de su vida. Anillo en mano, hincó la rodilla en el suelo y le pidió matrimonio. La propuesta le salió bien, porque ella dijo que sí. El resto de los jugadores se olvidaron rápidamente de la dura derrota y se acercaron a la pareja para felicitarlos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia