Sus goles y su rendimiento en Deportivo Tabacal hicieron que Juventud y Central Norte se fijen en él.
Finalmente, Miguel Puntano, nacido hace treinta años en la localidad de El Galpón, decidió arribar al cuervo y hasta el momento es el único nueve de área que tiene el DT Marcelo Castro en el plantel.
Su humildad característica, su buen humor y su predisposición a la hora de trabajar, se integraron rápidamente a un grupo que también tiene a su "hermano" dentro de la cancha, Fabricio Reyes.

¿Con que expectativas llegaste a Central Norte?
Llegué pensando en el ascenso, para eso estamos, para tratar de lograrlo y poner a Central en lo más alto. Se está armando un grupo humano muy lindo, se hace muy cómodo entrenar a pesar de que el laburo es intenso y duro como toda pretemporada, tratando de superarse uno mismo para rendir en el campo de juego.

Hay una obligación en esta temporada, conseguir el ascenso si o si.
El solo hecho de estar en Central Norte ya influye salir a ganar todos los partidos. En lo personal, estoy tratando de superarme para rendir al máximo en el campo de juego.

Tus goles y tu rendimiento en Deportivo Tabacal hicieron que los grandes de Salta se fijen en vos.
Soy un agradecido a la institución de Deportivo Tabacal y a mis excompañeros, este es un deporte de grupo y las individualidades saltan cundo el equipo funciona. Por suerte me tocó a mi, como también a Reyes (Fabricio), hacer un buen campeonato en Tabacal y por eso ahora estamos en Central Norte donde nos debemos, no el cien por ciento, sino el ciento veinte por ciento.

¿Cómo se vive una pretemporada en Central Norte?
Esta etapa es la que se odia al profe (Víctor Cuellar) jejeje. Pero siempre respetamos mucho su trabajo. Igual estar acá es algo único, estoy contento y disfrutando, más allá de lo exigente de la pretemporada, eso es un bien para todo el plantel. Sabemos que tenemos un partido importante a fin de mes contra Gimnasia y Tiro por Copa Argentina y queremos llegar de la mejor forma.

¿Qué le puede aportar Miguel Puntano al equipo?
Sobre todo sacrificio, los partidos irán marcando mi rendimiento en lo individual, ahora trabajo para no defraudar al equipo y al hincha. Ojalá vengan muchos goles que es lo que vengo a hacer para el bien del club y para alegría de los hinchas.

Desde hace tiempo se sabía de tu cariño por Central Norte. ¿Eso influyó para que llegues al club?
Desde chico siempre tuve afinidad por Central Norte, no era un fanático o loco pero siempre me gustó Central. Eso también me llevó a la elección de venir acá, la propuesta me encontró en un gran momento en lo futbolístico y en un hermoso momento familiar.

¿Muchas veces lo psicológico también influye en el rendimiento de un jugador?
Ni dudarlo, el apoyo de mi familia es fundamental, ahora los tengo más cerca y tengo una hija por la que doy todo. Si estás bien de la cabeza y en lo futbolístico, difícilmente te va a ir mal. De a poco nos vamos conociendo en el grupo pero se nota que son muchachos que se enfocan un solo bien en común, dar todo por Central.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia