El líder ruso, Vladímir Putin, y el máximo dirigente de la FIFA, Joseph Blatter, presiden el sorteo de la fase de clasificación del Mundial de Rusia 2018. La ceremonia se desarrolla el recinto del suntuoso Palacio de Constantino de San Petersburgo, conocido como la residencia de verano del jefe del Kremlin a orillas del golfo de Finlandia.
"Es un gran placer estar aquí en San Petersburgo. Hoy es un día muy importante en el largo camino a la Copa Mundial de la FIFA", dijo Blatter para iniciar la ceremonia.
Luego, el secretario general Jerome Valcke explicó los emparejamientos del repechaje internacional para la Copa del Mundo 2018. Entran en la repesca cuatro equipos, uno de de Asia, otro Oceanía, Concacaf y Conmebol.
En los cruces resultantes, la selección que quede en cuarta posición en la quinta ronda de la eliminatoria de Centroamérica jugará ante el ganador de la cuarta ronda de la eliminatoria de Asia. En tanto, quien quede en quinta posición en las eliminatorias de Sudamérica se medirá al ganador de la tercera ronda de la eliminatoria de Oceanía.
Putin, el principal valedor del suizo desde el estallido del escándalo de corrupción que hizo temblar los cimientos del máximo órgano del fútbol mundial, recibió a Blatter horas antes del inicio del acto.
El presidente ruso ha defendido a capa y espada la inocencia de Blatter y la limpieza de la candidatura rusa, puesta en duda junto a la de Qatar 2022, y denunció la burda injerencia de la Justicia de EEUU en la FIFA.
Incluso el jefe del comité organizador del Mundial 2018, Alexéi Sorokin, describió a Blatter como "una víctima" del escándalo que ha salpicado a todos los estamentos de la FIFA y lo calificó de "amigo" de Rusia.
Ésta es la primera vez que Blatter abandona su país para viajar al extranjero desde que en mayo la justicia norteamericana ordenara la detención de varios directivos del fútbol mundial. De hecho, el suizo de 79 años no acudió ni al Mundial de fútbol femenino celebrado en Canadá en junio, ni a la Copa América que tuvo lugar este mes en Chile.
Para evitar incidentes como el ocurrido recientemente cuando alguien lanzó un fajo de billetes falsos a Blatter durante un acto público, el suizo se ha hospedado cerca del palacio en medio de estrictas medidas de seguridad.
Los encargados de sacar las bolas de los bombos son grandes estrellas del fútbol de antaño como el brasileño Ronaldo y el italiano Fabio Cannavaro, y futbolistas aún en activo como el uruguayo Diego Forlán o el camerunés Samuel Eto'o.
Por parte rusa, el legendario portero soviético, Rinat Dasáyev, hará también los honores junto al delantero del Zenit San Petersburgo, Alexandr Kerzhakov y el retirado futbolista del Chelsea y Dinamo Moscú, Alexéi Smertin.
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia