Por Gabriel Estrada y Tucho Figureoa

Surgió a principios de los 80. Venía de las inferiores azabaches, donde se desempeñaba como delantero. Rápido y fuerte prometía ser un romperedes.
Pero el fútbol, o la vida, tiene muchas vueltas y ya incorporado al plantel profesional el pibe se esforzaba por demostrar sus condiciones. Quería jugar y por eso en una ocasión aceptó jugar como volante durante un entrenamiento sin presagiar que eso marcaría su futuro futbolístico. Sorprendió porque a su prodigiosidad le adosó "garra" y los técnicos vieron que tenía marca y proyección y lo pusieron como lateral.
La cuestión es que Roberto Gonzalo primero y Marcial Acosta después, entonces entrenadores de Central, lo fueron puliendo y ya en 1982 estaba consolidado como titular lo que le permitió jugar en el Nacional.

Cuáles fueron tus comienzos?

"Debute a los 16 años contra Argentinos del Norte, que eran amigos del barrio. Eran todos compañeros de la escuela, fue en el año 1976, se había lesionando Papalardo y estaba de técnico Marcial Acosta. Un día antes me dijo que iba debutar como titular. No dormí ese noche, al otro día metí un gol, lo que todo chico sueña al debutar".

¿Y tus fieles seguidores?

"Siempre fue mi viejo y la cábala fue mi hermana Sofía, entraba a la cancha como mascota y posaba con el equipo. Ahora ella es 'veneno' de cuervo al igual que sus hijos".

Hablame de las grandes glorias

"Acá en Central vino a jugar Luis Galván, Campeón del Mundo con la Argentina. Los Cortéz (Armando y Eduardo), los melli Castillo, Pedro "Loco" Confesor. Los rivales también eran de jerarquía, el santiagueño Luñiz, Pichichu Colque, Negro Laguna. De la última camada de que me tocó jugar fue con Pedrito Rioja, Gustavo Mompó, Armengot, Fonseca Gómez. Chacho Lizondo".

¿Cómo eran los torneos?


"Eran durísimos esos campeonatos por el Anual. En un clásico Central Norte - Juventud tenías que ir a las 10 de la mañana porque no entraba nadie más a la cancha. Todos los partidos eran a cancha llena".

¿Y el partido con Boca?

"Ese día en cancha de Gimnasia nos tocó jugar con Boca campeón del 81' pero sin Maradona, tenían un equipazo, pero igual le ganamos 2 a 1. Creo que ese día hicimos el partido de la vida. Tenía 22 años y era capitán de Central Norte, el técnico Gonzalo me dio la cinta por ser jugador de acá"...
"La cancha estaba llenísima, la gente en el cerro, en las torres de iluminación todos trepados. Fue una cosa muy linda, cuando terminó el partido era una locura, nos enteramos después que a Gatti lo dejaron a pie, se tuvo que ir en taxi. Todo el mundo te quiere decir gracias".

Qué es de Morinoff, hoy

"Trabajé en la Municipalidad y ahora trabajo con mi cuñado en su boliche. Nunca deje de jugar con los viejos compañeros. Hago un poco más de deportes después de un susto (problemas de salud). Haciendo la vida normal de cualquier ciudadano común que tiene que vivir".

Cómo es tu trabajo

"Va gente al boliche que me dice: "Che Luis mi viejo vio jugar, contra Boca", eso es muy lindo porque es la parte linda que te deja el fútbol, que la gente te reconozca. Siempre me ensañaron que antes de ser un buen jugador de fútbol hay que ser una buena persona. Eso me da la pauta que tengo amigos en todos lados y eso es muy grato para el espíritu de uno".

¿Cuál es tu sueño?

"Sueño con verlo a Central bien como antes, hace mucho que no voy a la cancha me junto con Juan Carlos Castillo por ahí hablamos y sufro porque soy hincha. Me duele en el alma".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia