Pedro Rioja es así. Tómelo o déjelo. Si algo no le cae bien, no la dibuja, no esquiva, va de frente y lo hace saber. Y con semejante campaña que viene realizando Central Norte, cuatro triunfos en cuatro partidos, tocar al DT, que además es un ídolo e intocable para la gente, sería prácticamente un escándalo. ¿Y por qué lo tocarían? Porque Rioja viene hablando seguido en los medios del mal estado del campo de juego del estadio Dr. Luis Güemes, a dos semanas del gran regreso a casa que esperan todos los cuervos.
Previa caliente si las hay para otro duelo que Central Norte sostendrá esta tarde en Tucumán, frente a Lastenia (ver aparte). Todo comenzó antes de emprender viaje al Jardín de la República.
Rioja ya había manifestado en más de una oportunidad que no le gustaba el estado del campo de juego y que era contraproducente para su equipo jugar allí.
El presidente Héctor De Francesco le pidió al DT que bajara el nivel de las críticas, lo que podría boicotear el regreso de Central Norte a su cancha, previsto para el sábado 24 frente a Sportivo Guzmán de Tucumán, por la novena fecha del Federal B. Y esto es toda una promesa, un caballito de batalla quizás, si se tiene en cuenta el fin de año político que tendrá el club con las elecciones. A Rioja no le gustó que lo intentaran callar y pensó en dar un paso al costado. Pero la intervención de De Francesco no fue la única. Un miembro del cuerpo técnico también recibió el mismo pedido por parte del expresidente Gabriel Savino, quien sigue colaborando desde afuera, especialmente en esta movida de volver a jugar en el Dr. Luis Güemes. También es uno de los impulsores del cambio de nombre del estadio, que puede traer otra polémica.
De todos modos, este pedido a través de un tercero fue lo que más enojó a Rioja, según se lo confesó a sus íntimos. Y ni bien Alentandooo.com (el sitio deportivo de El Tribuno) dio a conocer la noticia durante la tarde de ayer, De Francesco buscó al entrenador para chequear que todo estaba en orden, que no iba a renunciar, para limar las asperezas o aclarar los entredichos. Luego, el dirigente se fotografió con el técnico como para demostrar que todo estaba bien, antes de que la delegación cuerva se suba al colectivo para viajar a Tucumán.
Había que disimular semejante acto de censura por parte de De Francesco y Savino, a como dé lugar. Entonces, la cuenta oficial del club se mandó otra jugada: publicó fotos de Rioja con su carné de socio y firmando el recibo de pago para registrar la colaboración del DT en esta campaña del regreso a casa.
"El campo de juego no va a estar 10 puntos. La parte central no estaba buena, pero hemos comprado panes de césped y la mejoramos", comentó De Francesco en el programa Sport 840 (de AM 840), como para darle la derecha al DT pero, a su vez, intentando convencerlo de que el regreso se tiene que hacer sí o sí.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia