Racing Club tomó anoche la cima del Torneo de Primera División y lo hizo a dos fechas del epílogo porque batió a una formación alternativa de River Plate 1-0 en un colmado Cilindro de Avellaneda.
La conquista tan valiosa fue consecuencia de un autogol de Ramiro Funes Mori, a los 15 minutos de la etapa inicial.
A los millonarios no les alcanzó ni con la reaparición del experimentado artillero Fernando Cavenaghi, quien, tras siete meses de inactividad por una lesión en un pie y la consecuente operación, ingresó a los 10 minutos del segundo período.
La Academia se acerca a su octavo título en el profesionalismo de la AFA, el que matemáticamente podría conseguir el fin de semana próximo, si es que supera a Rosario Central y no ganan River y Lanús
River se arriesgó y reservó anoche a la mayoría de sus titulares porque el jueves próximo debe afrontar como anfitrión el desquite por la semifinal de la Copa Sudamericana ante su archirrival Boca Juniors.
Pero a la Academia este triunfo, además de llevarlo a la cúspide doméstica, lo acerca a su octavo título en el profesionalismo de la AFA, el que matemáticamente podría conseguir el fin de semana próximo, si es que supera a Rosario Central en el Gigante de Arroyito y no ganan ninguno de sus escoltas, River (ante Banfield) y Lanús (frente a Boca).
Hubo un muy buen comienzo de River, que tuvo mucha precisión y profundidad en los primeros minutos frente a un equipo local desorientado, nervioso y, sobre todo, desordenado.
El visitante tuvo en ese comienzo tres situaciones de gol, dos de las cuales salvó Sebastián Saja y una inmejorable malograda por Sebastián Driussi, quien, sin embargo, fue uno de los mejores a lo largo del primer período.
Paradójicamente, Racing convirtió el gol de la ventaja en un ataque aislado y desprolijo. Desbordó Gastón Díaz por derecha, tiró un centro bajo que redirigió Diego Milito y tapó Marcelo Barovero, pero la pelota rebotó en Funes Mori de la peor manera y se fue hacia el fondo de la red.
Embed

El equipo muleto de River que había tenido un comienzo prometedor sintió mucho el impacto anímico y bajó su nivel, en tanto Racing ganó vigor con la apertura del tanteador, se fortaleció mucho en la marca especialmente y cerró los caminos hacia su arco hasta el final de la etapa.
En la segunda parte se luchó mucho más de lo que se jugó, porque la diferencia no le permitió a River arriesgarse demasiado en defensa y la mayor inyección a la que recurrió Marcelo Gallardo fue el ingreso de Cavenaghi, pero Racing se las compuso para sostener el 1-0 en el mitad de la cancha.
El elenco de Núñez buscó con esmero el empate y causó alguna preocupación en el juego aéreo, pero la Academia se mantuvo firme y sueña con el octavo título en el profesionalismo. En definitiva , hubo muchas emociones y poco fútbol, aunque quedó en evidencia que era casi una final.

  • La síntesis
Racing: Sebastián Saja; Iván Pillud, Luciano Lollo, Nicolás Sánchez, Leandro Grimi; Gastón Díaz, Luciano Aued, Ezequiel Videla, Ricardo Centurión; Diego Milito y Gustavo Bou. DT: Diego Cocca.

River: Marcelo Barovero; Emanuel Mammana, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Bruno Urribarri; Augusto Solari, Guido Rodríguez, Ezequiel Cirigliano, Osmar Ferreyra; Lucas Boyé y Sebastián Driussi. DT: Marcelo Gallardo.

Gol: PT: 15m. Funes Mori en contra (RC).
Cambios: ST: 10m. Fernando Cavenaghi y Tomás Martínez por Boyé y G. Rodríguez (RP), 24m. Juan Cruz Kaprof por Solari (RP), 27m. Marcos Acuña por G. Díaz (RC), 35m. Nelson Acevedo por Centurión (RC) y 45m. Gabriel Hauche por Milito (RC).

Estadio: Presidente Perón
Árbitro: Néstor Pitana

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia