Rafael Di Zeo, Mauro Martín y otros cuatro barrabravas de Boca arribaron esta tarde a la Argentina luego de permanecer detenidos en Paraguay desde la semana pasada, y fueron recibidos como “héroes” por sus compañeros en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery.
Di Zeo tomó la palabra ante los medios que esperaban su arribo y acusó haber sido “discriminado” por los argentinos, que no los defendieron por haber sido encarcelados en Paraguay, luego de los incidentes protagonizados en la previa del duelo ante Cerro Porteño, por Copa Libertadores.
“Hubo seis argentinos presos en Paraguay y nadie se preocupó por nosotros, el cónsul fue el único que vino. Ustedes saben lo que pasó, la Policía nos llevó por un lugar que no nos tenía que llevar, si estás parado y te empiezan a cagar a cascotazos, ¿qué hacés? Bajamos y nos intentamos defender”, explicó. “¿Nosotros somos los culpables? Nosotros nos quedamos en representación para que el resto de los 300 detenidos puedan volver a la Argentina. En Brasil pasó lo mismo con Racing y por ellos se preocuparon, nos rediscriminan con esas cosas”, se quejó.
El juez José Delmás tomó la decisión de liberar a los seis hinchas luego que pagaron una fianza de 15 millones de guaraníes (2.682 dólares), que serán donados a un comedor infantil.
“Todos los muchachos de Cerro Porteño se solidarizaron con nosotros. La Policía se hace cargo que se equivocaron, nosotros somos seres humanos, cuando nos equivamos, pagamos, pero esta vez no tuvimos nada que ver, nos tendrían que haber defendido”, afirmó Di Zeo en declaraciones a la prensa.
“El Gobierno no tiene que meterse porque es un problema en Paraguay, no tiene nada que ver en la Argentina. Yo no vi cuando vinieron los de Colombia y le pegaron a los de Boca que los hayan metido presos. En este país es el único que no defienden a los argentinos”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia