Todo se definió en un abrir y un cerrar de ojos: a causa de la irregularidad de Juventud Antoniana, más una relación desgastada con los dirigentes, Juan José López pegó el portazo como DT en la mañana del jueves. Y menos de 24 horas le llevó a la dirigencia del santo definir a su sucesor: Salvador Ragusa. Y a 48 horas de agarrar oficialmente las riendas del antoniano, el flamante DT dialogó en exclusiva con El Tribuno y Alentandooo. No dudó en señalar que quiere pelear el ascenso y también se refirió a Gimnasia y Tiro, club con el que estuvo identificado afectiva y deportivamente, y al recelo de los hinchas por su cambio de vereda.
“Quiero aclarar que rescindí en Concepción antes que me llamen de Juventud. Yo llegué a Tucumán por una amistad con el presidente, pero la situación ya era insostenible, le votaron en contra todos los contratos, se fueron varios jugadores, habían paros. Me desvinculé de común acuerdo y luego me llamó el presidente de Juventud”, aclaró Ragusa, para agregar: “Me sorprendió la llamada de Pepe Muratore. Es un gran desafío para mi carrera. Para mi, Juventud es una obra inconclusa, una materia pendiente, tras aquel paso mío en 1995. Yo armé el último gran equipo de Juventud que luego ascendería en Cipolletti con Juan De La Cruz Kairuz, traje al Chato Rosas, entre otros. Luego hubo problemas y me fui con la mayoría de los jugadores. Cuando llegó Kairuz se puso firme para que vuelvan todos y ascendió, yo me perdí de ascender (risas). Vi a 8 mil jugadores en todo este tiempo, viajo por todo el país, invierto nafta, plata, no me quedo en mi casa. Además, en este último tiempo me capacité, estudié mucho, hice cursos para estar actualizado con el fútbol”.
El estratega rosarino dice llegar a “un Juventud con jugadores que conozco, como César Albornoz, con quien ascendí dos veces, en Ecuador y en Gimnasia, y espero que ahora logremos el tercero; el Arenero López. Hay un gran equipo, pero hay que demostrarlo. Hay que darle tranquilidad al equipo. Acá hacen campeones a los equipos antes de comenzar. Ojalá que mi presencia una a los antonianos, la camiseta está por encima de Ragusa y de cualquiera. Habrá que trabajar mucho en lo anímico, convencer a los jugadores de que se puede, que los jugadores recuperen la mentalidad positiva. Donde voy dejo algo, por eso pienso darle un lugar a los juveniles en la medida que se pueda. Descubrí a grandes jugadores y tuve muchos aciertos, así como también me he equivocado, nadie tiene comprado el éxito permanente”, señaló el técnico, para referirse al final de la nota al recelo de los hinchas de Gimnasia (hace dos años declaró que no dirigiría a otro club en Salta). “Soy un profesional y a mi familia le da de comer el club que me contrata, que quede bien claro. En más de dos años y medio en Gimnasia nadie se acordó de mí ni para un puesto de mánager. Al cariño por Gimnasia y su gente lo tendré siempre, pero yo soy hincha de Rosario Central y nadie más. Yo a Gimnasia le di un ascenso y viví momentos inolvidables. Ahora quiero ascender con Juventud”, cerró.

la nueva era Ragusa en el santo

  • Un hombre muy identificado con la casaca del santo, como Martín Lígori, será el ayudante de campo. Además, tendrá como PF a José Misiuli.
  • El objetivo del Profe es: “clasificar y luego ir por un ascenso. Hay que hacer un trabajo continuo”. Si bien su idea es permanecer al menos un año, su continuidad estaría supeditada a la asamblea del 15 de diciembre en Juventud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia