Entre los jugadores de Juventud Antoniana que disfrutan la clasificación del equipo que conduce Juan José López a la ronda de los cuartos de final del Torneo Federal A, se destaca el defensor Carlos Ramadán.
"Es un momento que nosotros siempre buscamos, es lo que esperábamos desde el comienzo de la temporada. Nos dieron por muertos y la peleamos para vivir este presente", explicó el marcador central de Juventud.
Al imprimirle más valor por el resultado que obtuvo el equipo antoniano en condición de visitante, en San Juan, ante Unión Villa Krause, el jugador manifestó: "El triunfo nos dio mucha confianza para lo que nosotros queremos. Este grupo sabe para qué está. Pasar esta fase fue realmente un verdadero desafío y lo concretamos con un buen planteo. Más aún por el empate que ellos consiguieron en el partido de ida. El 99% pensaba que quedábamos afuera. Todo eso nos fortaleció y nos convencimos que podíamos lograrlo. Por nosotros, por el grupo. Gracias a Dios conseguimos el pasaje, que fue muy merecido y para eso trabajamos".
En relación al rival que deberá enfrentar Juventud en la siguiente instancia del torneo, Ramadán sostuvo: "Otra vez lo que viene va a ser un mano a mano. Vamos a tratar de obtener un buen resultado de local. En el transcurso de la semana conoceremos detalles del rival que se viene, pero más nos debemos compenetrar en ejecutar cada movimiento para que nos permita sacar alguna ventaja e ir más tranquilos a jugar la revancha en Villa Ramallo".
El "compadre" del capitán Juan Pablo Cárdenas en la zaga defensiva del equipo antoniano develó una intimidad cuando empataron en el estadio Padre Martearena con los sanjuaninos: "Cuando acá nos empataron los de Unión de Villa Krause, en esos instantes se produjo un bajón porque necesitábamos la victoria. Pero sabíamos que no estábamos muertos y que quedaban unos 90 minutos, porque confiamos en el potencial del plantel. Allá era una cancha grande donde había que aprovechar los espacios. Logramos convertir el gol antes de que finalice el primer tiempo. En el segundo tiempo lo supimos manejar porque recurrieron al pelotazo y nos defendimos bien atrás. Al final supimos controlar el resultado a favor".
En cuanto al análisis del funcionamiento defensivo de Juventud sobre los dos últimos partidos, Carlos Ramadán comentó: "En el partido de ida el rival convirtió porque pudo aprovechar la única distracción que tuvimos en todo el partido. Allá sabíamos que no le podíamos dar ninguna clase de ventaja. Nos cerramos bien atrás, conociendo que ellos se hacían fuerte con el juego aéreo. Estuvimos bien atentos. Gracias a Dios no pudieron llegar al gol y nos dieron la posibilidad de que traigamos la clasificación a Salta. Otro paso importante que dimos para seguir avanzando".

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia