A sus 37 años, Daniel Ramasco sigue vigente y lo demostró en el triunfo de Gimnasia y Tiro ante Altos Hornos Zapla. Pese a llegar sin pretemporada, tras una tediosa lesión en la rodilla y una prolongada inactividad, el Gato se comió la cancha ante el merengue, corrió como un pibe, desafió a su propia anatomía, metió y transmitió aplomo y seguridad al resto del equipo. Por sus méritos, el Gato se ganó la titularidad para la visita del albo a San Lorenzo de Alem, encuentro que se jugará el domingo a las 17, en Catamarca; parada fundamental para las aspiraciones del albo de alcanzar por primera vez lo más alto en la tabla y ratificar la confianza ganada.
“Ganarle a Zapla nos cambió totalmente la cabeza, era fundamental salir de perdedores. Los goleadores aparecieron para su confianza y la del equipo. Nos daba impotencia generar situaciones y no convertir ninguna. Aún no estamos del todo finos, pero por lo menos dos entraron”, expresó Ramasco, para luego referirse a cómo se salió adelante tras la traumática semana post-Juventud. “Sabíamos que teníamos revancha, pero nos dolió mucho a todos: jugadores, cuerpo técnico, hinchas, dirigentes. Contra Juventud fue un partido rarísimo, no era para perderlo 4 a 0. Ellos hicieron méritos para ganarlo, pero no de esa forma. Pero a eso ya lo dejamos rápidamente atrás. Después de esa semana trabajamos mucho en lo defensivo y en la definición, el Chaucha (Bianco, el DT) nos habló mucho. Teníamos que buscar equilibrio, que nos lleguen menos. Con Zapla salió”.
En cuanto a su regreso al equipo y un rendimiento que superó las expectativas, el Gato consideró: “Venía con muchas ganas, siempre digo que las ganas suplantan lo físico. No hice la pretemporada, pero el Profe me dio unos trabajos específicos que hicieron que se note menos la inactividad. Las ganas fueron vitales”.
A la hora de trazar una comparación entre el actual plantel albo y el de la temporada pasada, el volante salteño rescató: “este equipo tiene mucho más fútbol, trata mejor la pelota, pese a ser un plantel reducido el técnico buscó jugadores que le aporten eso, porque le gusta que manejemos la pelota y hoy lo estamos haciendo. Este Gimnasia siempre intenta jugar al fútbol. El domingo iremos a jugar y a ganar a Catamarca, es un partido fundamental para alcanzar la punta. Pero será difícil, los equipos de abajo a veces son los que más te complican. Encontraremos un equipo que aún no encontró el equilibrio en el torneo y de eso tenemos que aprovecharnos”.
Por último, Ramasco se refirió a sus ganas de lograr un ascenso con el club que lo vio nacer y crecer, como una coronación perfecta para su carrera: “A Salta le está costando mucho ascender. No somos él plantel, pero nos armamos para pelear. Más allá de los nombres, los que ganan son los grupos. Hoy tenemos un gran grupo y se puede soñar, pero primero hay que clasificar. En los play offs se sabrá si se está para ascender o no. Me queda un poco más de un año de contrato, ya comienzo a mirar de reojo el retiro y un ascenso es mi gran sueño. En este grupo hay una voluntad y un deseo grande de todos”, concluyó ilusionado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia