Víctor Ramírez fue víctima de una paliza al perder hoy por nocaut técnico en el segundo asalto frente al ruso Denis Lebedev, que logró la unificación de los títulos Crucero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Moscú. El "Tyson del Abasto" visitó la lona en el segundo round luego de una una serie de manos del local, entre la que se destacó un cross de izquierda que lo enganchó con la guardia abierta. Valiente pero sin pensar, Ramírez (23-3-0/ 17 ko) ni siquiera aprovechó la cuenta de protección para intentar salir de shock y se levantó rápidamente. No obstante, fue para adelante y por momentos no sabía dónde estaba parado, mientras Lebedev lo molía a golpes. De hecho, el árbitro estadounidense Steve Smoger tuvo muy poco tino y demoró unos quince segundos en parar la pelea, que pudo haber terminado con el argentino en muy mal estado. En el primer asalto, el bonaerense no había llegado siquiera a conectar un golpe bueno y padeció a un rival que manejó muy buen el jab de derecha y conectó interesantes ganchos de izquierda. Lebedev superó técnicamente con su juego de piernas al argentino y el poder de sus puños se encargaron de hacer el resto. De esta manera, el "Tyson de Abasto" perdió el cinturón crucero de la FIB luego de haberlo retenido por primera vez al empatar con el retador jamaiquino, radicado en Inglaterra, Ovil McKenzie, en el gimnasio del Sporting Club Villa La Ñata de la localidad de Benavídez, en el Gran Buenos Aires. Ramírez, de 31 años, había obtenido el cetro interino el 10 de abril de 2015 en ese mismo gimnasio cuando derrotó en una decisión unánime del jurado al inglés Ola Afolabi. Por su parte, Lebedev (29-2-0/ 22 ko), de 36 años, nacido en la ciudad minera de Stary Oskol, sumó el título de la FIB al que ya tenía de la AMB y, a pesar de sus 36 años, demostró que se encuentra más que vigente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia