Luego del campeonato logrado en River Platye, Ramón Díaz, por diferencias con la dirigencia encabezada por Rodolfo D'Onofrio, decidió presentar su renuncia. Esto fue a mediados de año, y desde ese momento no trabajó en ningún equipo.
Sin embargo, el entrenador más ganador en la historia del millonario se volverá a poner el buzo de DT. Y en este caso, lo hará en una Selección, más precisamente en la de Paraguay. Luego del acuerdo pertinente (por cuatro años), ayer fue el momento de la presentación oficial y formal.

Ante esto, y más allá que aún no debutó, Ramón ya parece estar en funciones. ¿Por qué? Simple, ya imagina el equipo que estará a su cargo y que se medirá con la Selección argentina en el grupo de la Copa América de Chile de 2015. Y en este ideal, aparecen cuatro futbolistas argentinos, pero que podrían desempeñarse en el combinado guaraní. Ellos son Juan Iturbe (lo dirigió en River), Luis Fariña (ex Racing, actualmente en Deportivo La Coruña), Héctor Tito Villalba (San Lorenzo) y Adrián Cubas (Boca).

Juan Iturbe
Nació en Argentina, pero sus padres son paraguayos. Allí vivió desde chico; de hecho, su debut en Primera División se dio en Cerro Porteño, donde lo hizo con Pedro Troglio como entrenador. En Argentina jugó en River y, en la actualidad, milita en la Roma de Italia.

Luis Fariña
El enganche surgido de Racing Club y se está desempeñando en el Deportivo La Coruña tiene el trámite avanzado para conseguir la ciudadanía paraguaya, considerando que ya supo estar en la consideración anteriormente (con Gerardo Pelusso como técnico). Él es argentino, pero sus padres nacieron en Paraguay; aunque luego decidieron cruzar la frontera.

Héctor Tito Villalba
También argentino, pero de raíces paraguayas. El propio jugador de San Lorenzo se encargó de expresar que le interesaba la idea de representar a otra Selección, en el caso que no sea convocado por la Argentina.

Adrián Cubas
Con sólo un puñado de partidos en la Primera de Boca Juniors, el juvenil mediocampista despertó el interés desde Paraguay, considerando que su padre es de esa nacionalidad. Su caso es el más complicado, ya que sólo tiene 18 años y su sueño es jugar en la Selección Argentina.

Se sabe que el reglamento de FIFA cambió hace algunas temporadas, y los jugadores que hayan jugado en selecciones juveniles de un país, luego, con la nacionalización correspondiente, podrán desempeñarse en otra.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia