Un manto de dudas tapó el Gigante del Norte: las decisiones polémicas y cuestionadas del árbitro fueron el detonante para que los jugadores de Gimnasia y Tiro arremetieran contra el juez Sebastián Ranciglio, de pésimo desempeño en la derrota del albo ante Defensores de Belgrano.
El flojo desempeño del hombre de negro, quien no sanción dos penales a favor Gimnasia, dejó un gran malestar en el plantel.
"No nos sorprendió el rival. Sabíamos que son rápidos, ordenados, que aparecen por cualquier lado y te atacan. Lo que más me sorprendió fue el arbitraje, que nos dirijan así es muy extraño. La expulsión de Elías (Bazzi), las amarillas a jugadores puntuales que no jugarán contra Talleres, una mano clarísima del cuatro (Jorge Zules) en el área que no vio, yo estaba a tres metros. En otra circunstancia te la cobran a favor. Pero no vamos a poner excusas, se perdió y hay que seguir trabajando. No hay que bajar los brazos", expresó Mauricio Ocaño, ofuscado por la labor del santafesino.
Sin mediar tregua, el defensor millonario agregó: "Hoy me crea una desconfianza estas situaciones, oh casualidad, perder a jugadores puntuales antes de jugar en Córdoba. Ojalá que el partido con Talleres sea limpio, de once contra once y no tengamos que padecer por un arbitraje como nos pasó hoy -por ayer-", señaló.
Daniel Ramasco también salió con lo tapones de punta contra Ranciglio y opinó: "El árbitro nos condicionó de entrada. En el primer foul me sacó amarilla, me dio bronca porque me venía cuidando para llegar al partido con Talleres. Lo expulsó a Bazzi por un capricho de él. Yo igual rescato que con diez jugadores los metimos en un arco".
El choque ante la "T" cordobesa es uno de lo más esperados y el no poder estar molesta. "Me duele quedar afuera con Talleres cuando venía agarrando ritmo y me sentía mejor. No podía ni hablarle al árbitro, porque era un tipo prepotente que te contestaba mal. Lo sentí nervioso y raro", se despachó el Gato Ramasco.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia