Raúl Gámez se mostró indignado por la decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) de que se juegue el desempate entre Vélez y Boca para definir una clasificación a la Copa Libertadores. "A veces en la vida te toca entregarte, cuando te están violando por ahí te tenés que entregar. Hicieron un mamarracho", señaló visiblemente enojado.

El partido se jugará el 28 de enero en Mar del Plata. El ganador irá a la directo a la fase de Grupos y entrará en la Zona 5, donde ya están Zamora (Venezuela), Montevideo Wanderers (Uruguay) y el ganador del repechaje que deben disputar Nacional de Uruguay y Chile 3.
De ganar a Boca entrará a ese Grupo y Vélez se quedará afuera del certamen y el que se beneficiará es Estudiantes, que pasaría a disputar el repechaje ante Independiente del Valle.

Si se impone el fortín entra a los Grupos y el que juega el repechaje ante los ecuatorianos es el equipo xeneize. La primera fase de la Copa comienza el 4 de febrero. "Tuvimos una asamblea en Vélez y había algunos que querían jugar. Si hay que jugar, estaremos preparados. Pero, se acordaron tarde en todo caso, hicieron un mamarracho y siento que no hubo justicia", expresó el titular del fortín.

Pese a manifestar anteriormente su negativa por jugar el partido desempate, Gámez se hizo presente en la reunión junto a Luis Segura y Juan Carlos Crespi, y además de acordar la fecha del encuentro, pidió la renuncia del asesor letrado de AFA, Mario Schmoismann, por asegurar que no fue imparcial con las dos partes involucradas

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia