Raúl Gámez, presidente de Vélez, buscó aclarar una situación que se produjo en una de las oficinas de la sede de la AFA, ubicada sobre calle Viamonte, junto con Javier Medín, uno de los integrantes de la Comisión Normalizadora que desde hace meses está al frente de la Asociación madre del fútbol. Si bien desde el seno de la institución había surgido la versión de que existió una agresión física por parte del títular del fortín, el propio Gámez contó cómo se dio el cruce, el cual coincide con el testimonio que había dado Medín: "El reclamo sucedió porque estuve mucho tiempo esperando que me atendiera Medin, con quien había programado una reunión el día anterior, y veía que pasaba gente que había llegado después que yo. Al rato, salió su secretaria a decirme que no me iba a poder recibir y me puse agresivo, pero sin golpes ni nada por el estilo como comentaron. Fue una fuerte discusión, eso sí, por temas económicos. Después aparecieron personas del Comité como Carolina Cristiziano (integrante del Comité), charlamos bien y quedamos en juntarnos nuevamente, pero no hubo agresión".
"La reunión estaba programada una hora antes, no pateé la puerta porque estaba abierta. Lo único que pateé fue una silla y les dije que era una falta de respeto lo que estaban haciendo con el club. Esto es algo inusual porque más de 20 clubes le daban dinero en efectivo a AFA y después lo cancelaban en la cuenta corriente, pero nosotros pagamos 41 millones de pesos cuando otros clubes no lo hicieron", expresó el pope de Vélez en diálogo con Radio Belgrano (AM 9.50). Y agregó: "Es cierto que le dije garca internacional porque estaba apoyando más a la FIFA que a los clubes a los que tiene que defender. Está propuesto por Macri que apoya esto de sociedades anónimas en los clubes. La gestión no es buena porque no están pensando en los clubes. Tiraron para atrás el Plan de saneamiento de los clubes que el propio Pérez había votado cuando estaba en mesa de Comité. Así no vamos a poder resolver el problema".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia