El Real Madrid, vigente campeón de Europa, tendrá que remontar hoy en el encuentro de vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones el resultado adverso de la ida (2-1) ante la Juventus en Turín, que quiere volver a una final continental doce años después.
En el estadio Santiago Bernabéu, los madridistas se jugarán el todo por el todo ante la Vecchia Signora, después de haber dicho prácticamente adiós a las posibilidades de ganar la liga el pasado fin de semana. El conjunto blanco, el más laureado de la historia en esta competición continental (10 títulos), no tiene elección: para salvar este final de temporada debe clasificarse para la final y convertirse en el primer equipo en 25 años en ganar la Liga de Campeones dos temporadas consecutivas.
La derrota en Turin el pasado martes y el empate ante el Valencia el sábado en Liga (2-2) sacaron a la luz las debilidades defensivas del Real Madrid. Pero, desde Madrid recuerdan el similar final de temporada-2014 cuando el equipo de Carlo Ancelotti renunció a la Liga con un empate en casa ante el Valencia (2-2), antes de batir al Atlético en la final de la Champions (4-1 tras prórroga). Del lado madridista, se espera encender la grada del Santiago Bernabéu con el espíritu de las grandes remontadas y pasar a la final de Berlín el 6 de junio.
En la ida, excepto el gol de Ronaldo y el balón estrellado en el travesaño por James, la Juve no concedió ni un metro al Real Madrid. El entrenador Massimiliano Allegri puede que repita el 4-4-2 con rombo en el medio del campo, con un cambio: la vuelta del francés Paul Pogba por el italiano Stefano Sturaro. El joven francés volvió el pasado sábado ante el Cagliari (1-1), después de dos meses de ausencia, marcando un gol. Ya campeona de Italia, la Juventus se dedica en cuerpo y alma a cumplir su sueño berlinés. Allegri dio descanso a todos sus titulares el sábado, excepto a Pogba, para que tomara ritmo, y al centrocampista Claudio Marchisio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia