No jugó bien Juventud. Pocos pases seguidos. Poca triangulación. Pero ganó. Punto. Tres puntos. Puño cerrado en lo alto y a volver a soñar.
Es que el santo ganó un partido de esos que suelen complicarse siempre y ante un rival que no deja jugar. Recobra valor doble la victoria. Defensores de Belgrano no vino a pasear a Salta, vino a imponerse desde la táctica, anuló los circuitos de juego del conjunto antoniano y casi se lleva un empate. ¿Qué hizo Juventud entonces? Se recicló. Sin saberlo. Porque volvió a ser ese equipo peleador en el arranque, camorrero mal, con jugadores que discuten sin medir las consecuencias. Bueno, esa faceta que había mostrado en los partidos anteriores, de protestar todo. Juventud se volvía una bolsa de nervios con cada fallo en contra. El Arenero López se ganó rápidamente una amarilla por querer "prepear" al árbitro. Viejo cuento, pero fue la única vez. A partir de allí, tal como lo habían prometido los propios jugadores en la previa, no se discutió más con los hombres de negro. Y apareció una nueva cara del equipo. Peleó jugando. Trabó queriendo. Metió pensando. Buena forma de suplir el juego organizado, porque Juventud no lo tuvo.
Una forma de reciclarse tras la gran campaña de la primera fase. Juventud supo hacerlo a partir de la actitud. Y la actitud empuja a las individualidades. Ibáñez en primera instancia: el delantero que las corre a todas, que se equivoca pero también desequilibra y, encima, con olfato goleador.
El propio Arenero López entendió que debía cerrar la boca para balancear al equipo. Cárdenas, patrón siempre, Bellone volvió a pleno y las gratas apariciones de Maino y Navarro, solo por para remarcar el aporte individual que construyó esta victoria. El arquero desvió un remate claro, era el segundo de la visita y el Cachorro sacó a relucir su gran pegada con una volea al ángulo. Dos acciones que sentenciaron la victoria de un equipo que esta vez no brilló, pero supo reciclarse para no perderse en la intrascendencia como suele suceder.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia