La propuesta de Marcelo Tinelli se basa en la optimización de los recursos y el marketing.
El animador de Bolívar pretende trasladar esa impronta hiperprofesional a una institución como la AFA, que parece vivir en sepia: una asociación que le saca lustre a un equipo subcampeón del mundo, pero que ni siquiera tiene un departamento de marketing. Hacia allí apunta el proyecto Tinelli, que pretende hacer de la Selección una marca reconocida a nivel internacional.
La profesionalización de todas las áreas -en las últimas semanas se mencionó la posibilidad de que la AFA contratara ahora mismo a un nuevo gerente general- es otra de sus promesas de campaña.
A la hora de negociar voto a voto, Tinelli cuenta con un aliado de peso: la política. Bastó una foto en Twitter para que dos asambleístas que parecían evangelizados por la candidatura de Segura se dieron vuelta. En la instantánea, publicada el martes, Tinelli charlaba con Gabriel Mariotto (vicegobernador bonaerense) y con Sergio Urribarri (gobernador de Entre Ríos). Urribarri, en realidad, es el jefe político de José Gómez, presidente de Patronato de Paraná y asambleísta por la B Nacional. Y también tiene influencia sobre Julio Goyeneche, presidente de la Liga Paranaense de Fútbol y asambleísta por la región mesopotámica. Y para sortear la valla legal que implicaba el artículo 50 del reglamento general (que pedía cuatro años de antigüedad como dirigente para postularse al cargo máximo), recurrió a los máximos juristas del país y presentó sus dictámenes. Todos positivos. Una pizca de ese poder es el que usa para seducir a los que, todavía, no se definieron. Necesita a todos para concretar su sueño.
Por su parte, Luis Segura sabe que no es lo mismo ser presidente interino de la AFA que llegar al cargo máximo por mandato de sus pares. Encaró la transición tras la muerte de Julio Grondona en 2014 y este tiempo le ha servido para hacer su propio diagnóstico del fútbol argentino. Su plataforma, disponible en internet en www .afa segura.com, se basa en tres pilares: "Democracia, apertura y consenso". A ese trípode, el histórico dirigente de Argentinos Jrs. le agrega toda su experiencia en los pasillos del edificio de AFA, donde acompañó a Grondona.
Así como Tinelli tiene a la política nacional como su aliada, Segura se ampara en la política de la AFA para hacer subir sus acciones. Su canciller es Claudio Tapia, presidente de Barracas Central y referente máximo del llamado "Ascenso unido", un movimiento nacido en las entrañas de la B Metropolitana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia