A raíz de las absurdas diferencias existentes entre parte de la comisión directiva -incluido el presidente José Muratore- y los miembros de la subcomisión de fútbol con una facción disidente dentro de la dirigencia, Juventud Antoniana vive horas convulsionadas institucionalmente. El patrimonio humano del club, los hinchas, los socios y la institución propiamente dicha son los que sufren directamente por las posturas radicalizadas, innecesarias y poco saludables para la vida de la entidad de Lerma y San Luis, cuando en realidad lo que debe primar es el diálogo, la madurez, la unión y el consenso pese a las diferencias para sacar adelante al santo en todos los sentidos.
Tal como lo habían anticipado días atrás en Alentando y en los diferentes medios, los dirigentes encabezados por Julio Dagún cumplieron con lo que ya venían insinuando y presentaron intempestivamente sus renuncias ayer por la tarde en el club, antes de la realización de la reunión de CD.
Junto con Dagún renunciaron Federico Muratore (prosecretario), Julio Dagún (vocal segundo), Federico Carrasco (vocal tercero), Pablo Vargas (vocal cuarto), Carlos Tognini y Carlos Salas (vocales suplentes) y Mario Olarte (del órgano de fiscalización).
Renunció una parte de la dirig...

Este grupo pasó ayer por el club solo a dejar las dimisiones, mientras que el resto de la comisión directiva siguió reunida para reorganizar los puestos que quedaron vacantes. Paralelamente, luego de presentar sus respectivas renuncias, los directivos en pugna armaron una conferencia de prensa para explicar los motivos de su alejamiento. Los renunciantes argumentaron su salida del club, principalmente, en el desacuerdo de los mencionados con la ratificación de Alberto Pascutti como entrenador del plantel superior luego del fracaso y la eliminación del santo en el play-off por el ascenso. Dagún y compañía denunciaron que las decisiones que se toman en la mesa directiva no son consensuadas por todos los miembros. Pero, además, deslizaron sobre la existencia de supuestas irregularidades y malversaciones de fondos de Muratore y de su mano derecha en el manejo del fútbol, Rafael Del Carlo, según lo expuesto por Dagún y otros directivos como Carrasco y Salas.
Tras detonar la bomba con las siete renuncias, la disminuida CD no detuvo su itinerario y sus miembros presentes decidieron forzosamente reorganizar cargos y funciones dentro de las subcomisiones.
Se decidió remover a Del Carlo del cargo como presidente del departamento de fútbol del santo, lugar que a partir de ayer tomó el vicepresidente primero Carlos Alurralde. De todos modos, Del Carlo seguirá dentro del departamento futbolístico y tomando las decisiones fuertes del armado del próximo plantel junto al presidente.
El cónclave de CD contó con la presencia de siete miembros: Muratore (presidente), Carlos Alurralde y Daniel Domínguez (vicepresidentes primero y segundo), Holver Dantur (secretario), Alvaro Anaquín (protesorero), Juan Alberti (vocal primero) y Miguel Dalesio (vocal suplente). También se estipuló que Holver Dantur se haga cargo del departamento de fútbol amateur, como para comenzar a recuperar la calma tras la tormenta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia