En 2004, después de perder la final de la Copa Libertadores ante el Once Caldas, Carlos Bianchi decidió dar un paso al costado. El entrenador que lo reemplazó fue el Jorge Benítez. De la mano del Chino, Boca Juniors disputó la Copa Sudamericana de ese mismo año y se coronó de local. La final se la ganó al Bolivar. Cerro Porteño llegó en cuartos de final: tras dos empates, el xeneize pasó de ronda por penales.
Ya en 2005, con Oscar Tabárez como DT, Boca volvió a consagrarse en este torneo, esta vez ante Pumas, de México. Cerro Porteño fue el rival de octavos de final, pero no fue un problema: tras un empate en Paraguay, el equipo del Maestro goleó 5 a 1 y se metió en los cuartos. Ahora, el club xeneize ya está en semifinales y ya dejó afuera a Cerro Porteño. ¿Se repetiría la historia y levantará la copa?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia