Una verdadera vergüenza lo que ocurrió el pasado sábado por la noche en la cancha de la Liga Salteña. Al finalizar el encuentro del torneo Federal C, en el que tanto Sanidad como Libertad de Campo Santo se jugaban la clasificación, la hinchada del conjunto camposanteño comenzó a generar incidentes y a agredir a la prensa, pero también algunos jugadores del conjunto visitante participaron de la agresión física repudiable a periodistas.
Pero para que ocurran estos los lamentables sucesos de violencia confabulan un cúmulo de factores: en primer lugar, el escaso tino de los dirigentes salteños de permitir el ingreso de hinchas visitantes en una cancha que no ofrece las garantías para albergar dos parcialidades en un partido de esta magnitud. En segundo lugar; el pésimo operativo de seguridad, ya que alguien tomó la desafortunada decisión de ubicar a los hinchas de Libertad de Campo Santo en la zona de plateas, con contacto directo con los periodistas que se encontraban ejerciendo su labor en zona de cabinas. Y a esto hay que sumarle la pasividad policial para permitirles a los revoltosos el libre albedrío tanto dentro como fuera de la cancha.
Y en cuarto lugar, esa violencia, que muchas veces es fomentada desde el campo de juego, también la generó, en parte, el árbitro del encuentro entre Sanidad y Libertad; el metanense Enzo Rivas, que favoreció de manera alevosa con sus fallos al enfermero, perjudicando a la visita, que con la derrota se quedaba afuera de toda chance de clasificación. La mala actuación del árbitro enfureció a jugadores de la visita, que se trenzaron con los locales y agredieron tras el encuentro a un colega de prensa; y a los hinchas, que descargaron su bronca con los periodistas de los medios Realidad Deportiva y Arenga Deportiva, que resultaron agredidos, en un hecho para repudiar.

En el video, gentileza de Realidad Deportiva, se observan los sucesos y la inacción de la Policía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia