Sucedió en el fútbol de Turquía, cuando un jugador de Dallıcaspor se volvió loco luego de cometer una dura falta sobre un rival. Y tras ser expulsado por el árbitro, buscó nuevamente a su víctima para patearle la cabeza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia