A pesar del desencanto porque el martes Juventud Antoniana podría haber estado jugando por el primer objetivo que se trazó el plantel en el inició del Federal A, Ricardo Gómez le puso paños fríos a la situación y en la charla con El Tribuno apuntó a las posibilidades que todavía le queda al equipo para ir por el segundo ascenso en la disputa de los play-offs. Pero, la pregunta inicial con el jugador antoniano apuntó al último desafío, con Cipolletti, en el tetradecagonal.

¿Cómo está el ánimo del plantel antoniano para afrontar el partido en Río Negro?
Aún tenemos chances para llegar entre los cuatro primeros; debemos ganar. El triunfo es lo único que nos importa. Hemos trabajado en la semana compenetrados en que hay que sumar los tres puntos y recuperarnos, para encarar la etapa que viene desde una mejor óptica.

Pero Juventud viene en baja y ahora la obligación será mostrar un mejor juego...
Nos faltó ganar los partidos que tendríamos que haber ganador para quedar a tiro del primer objetivo en esta parte del campeonato. Vamos a enfrentar a Cipolletti, un equipo con muchas variantes, pero a nosotros lo que más nos conviene es la victoria.

Pero estarán pendiente de lo que suceda en el partido que Mitre de Santiago del Estero disputará con Juventud Unida de San Luis.
Primero tenemos que ganar y esperamos que se nos den otros resultados. Esta vez nos tenemos que sacar la espina de visitante. El grupo está convencido y existe plena confianza para asumir este compromiso. Cada uno sabe lo que nos jugamos en este partido y estamos dispuestos a dar lo mejor por esta camiseta.Y eso se nota.

¿Se profundizó la charla grupal sobre por qué no se logró el primer objetivo?
Queda la idea de tratar de terminar de la mejor manera posible esta ronda del torneo. Y ya compenetramos el trabajo en búsqueda del segundo ascenso. No hay mucho misterio, sino conseguir la victoria con Cipolletti y vamos a ir a jugar con toda la responsabilidad que representa un partido de estas características.

¿Y por qué se produjo ese bajón en el equipo?
Veníamos muy bien hasta la mitad de torneo, hasta conseguimos una cantidad de puntos importantes. Luego nos jugó en contra la ansiedad. No pudimos controlar ese aspecto y nos perjudicó. El equipo se resintió por los suspendidos, los lesionados, y son rachas. Ahora tenemos el propósito de levantar cabeza, con la obligación de finalizar esta instancia con el envión para encarar bien la otra fase.

¿Pasaste a saludar a tus excompañeros de Rosario Central?
Si, anduvimos visitando a la delegación cuando llegó a Salta y estuvimos conversando con el Chacho (Coudet), Ferrari (Paulo), entre otros. Fue una etapa importante en mi carrera jugar en ese club.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia