Los médicos que atendieron a Ricky Gómez, el jugador de Juventud Antoniana que fue trasladado de urgencia el viernes a la medianoche a un nosocomio céntrico, le diagnosticaron traumatismo de cráneo con perdida de conocimiento, grado dos.
El jugador luego de efectuarse una tomografía computada y de no registrase ninguna lesión que le comprometa, fue dado de alta ayer por la mañana, por lo que ahora se recupera en su domicilio.
Gómez, de acuerdo a los consejos de los facultativos, deberá permanecer inactivo por una semana. Otro jugador de Juventud que también sufrió las consecuencias de un clásico con el albo muy disputado fue Carlos Ramadán (fue reemplazado por Jorge Peirone), a quien se le efectuará una placa para saber el grado de la lesión que sufrió en una de sus rodillas.
Además, se sigue con atención los cortes que sufrió el Arenero López, también en el partido con Gimnasia.
El plantel antoniano, luego del duro traspié, se abocará de lleno a los trabajos para cambiar la pobre imagen que dejó en el Gigante del Norte. El próximo partido del santo es frente a Concepción FC, el miércoles, a las 22, en el Martearena.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia