A un mes de viajar al otro lado del mundo y desde allá esperar la pelea más importante de su vida, Ricardo "Ricky" Santillán habló de lo que espera para el 16 de abril en Japón, donde disputará el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ante el local Shinsuke Yamanaka.
El tartagalense llegó a Salta el viernes pasado para estar presente en el último combate de Diego Vidaurre en el campo amateur, y le contó a El Tribuno que recién se dio cuenta de tamaño enfrentamiento cuando pisó esta ciudad.
"Si bien en Tartagal hago un trabajo de tres turnos diarios con Aaron Soria, no me di cuenta de lo que voy a disputar en Japón hasta que llegué a Salta. Vine al diario y después tengo otras entrevistas. Veo que todos están expectantes y en este momento me tiemblan las piernas", dijo.
Con respecto a la presión que va a tener por ser más visitante que nunca en Tokyo, Santillán aseguró que se siente más tranquilo en esa condición.
"Me gusta sentirme visitante y tener la presión del público porque si hago las cosas bien desde el principio, la gente va a trasladarle el nerviosismo a Yamanaka", dijo.
Ricky cree que el momento en que le toque entrar al ring se le va a cruzar toda su vida por la cabeza: "Seguro voy a pensar en mi familia y en mis primeros pasos como boxeador. Estoy desde muy chico en esto y quiero disfrutar de esta pelea".
Luego reconoció que no estudió a su rival. "No me gusta mirar a mis contrincantes. Sé que tiene sus cosas, por supuesto, pero yo me siento seguro y sé que estoy en condiciones de quitarle el titulo", dijo.
Por último, no se olvidó de su Tartagal natal e imaginó una ciudad paralizada el día de la velada.

Tiempo de adaptación
Ricardo Santillán partirá desde el aeropuerto internacional de Ezeiza rumbo a Japón el 8 de abril, ocho días antes del combate. El salteño viajará con anticipación para adaptarse al cambio de horario y las costumbres de ese país y, luego de la pelea, aprovechará la ocasión para conocer ese país y alrededores. “No todos los días uno viaja a esos lugares y por eso quiero quedarme a conocer un poco, pero no pienso tanto en eso sino en lo que va a ser el combate. Sé que si gano, al volver mi vida cambiaría un 100 por ciento”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia