Va por el sueño. El tartagalense Ricardo "Ricky" Santillán ya se encuentra entrenando en Japón, de cara al enfrentamiento ante el local Shinsuke Yamanaka por el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).
La pelea está programada para el jueves 16 pero Santillán, junto a su comitiva, fue con varios días de anticipación para adaptarse.
El recorrido hacia la otra punta del mundo comenzó el martes pasado, cuando el tetracampeón salteño salió desde Ezeiza junto a su esposa Malena Pacheco, Aaron Soria (entrenador), Fabiola Soria (mánager), Sergio Oliver Calvet (promotor) y Alejandro Galarraga (prensa).
La primera parada de Ricky fue Amsterdam y horas después ya desembarcó en Japón.
La espera de Santillán va llegando a su fin de a poco, después de tres meses de trabajos físicos en triple turno.
Antes de partir, el tartagalense recibió la visita de Lucas Carranza, el excampeón sudamericano, con quien hizo intensos guanteos.
Con 27 años, el también apodado Fantasma no será un rival accesible para el local ya que se encuentra invicto desde que llegó al profesionalismo.
Yamanaka, por su parte, también está invicto. Tiene 32 años y cuenta con 22 victorias, de las cuales 16 fueron ganadas por KO y empató en dos oportunidades.

Está confiado
Antes de viajar al otro lado del mundo, Santillán dialogó con El Tribuno sobre el significado del enfrentamiento que tendrá y recordó que "en los últimos días se me pasaron por la cabeza mis primeros momentos en el boxeo. Estoy desde muy chico en esto y quiero disfrutar de esta pelea".
Además reconoció que no está nervioso al estar tan lejos y sin el aliento de su público.
"Me gusta sentirme visitante y tener la presión de la gente porque si hago las cosas bien desde el principio, se va a trasladar el nerviosismo a Yamanaka", dijo.
Por último, nuestro representante confirmó que no vio a su contrincante porque "de eso se encargaba mi entrenador. En base a sus virtudes y dificultades, trabajamos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia