En la metodología del fútbol, Juventud logró lo que muchos equipos buscan en cada partido, ganar, gustar y golear.
El hincha antoniano se volvió a su casa con una sonrisa contagiosa que le permite encarar con optimismo esta semana.
El equipo fue un relojito, pero sin lugar a dudas el mediocampo se llevó toda la atención por la manera de triangular y generar situaciones frente a los riojanos. En el podio estuvieron Gustavo Balvorín, el goleador del partido, Matías Ceballos y Ricky Gómez, y justamente el volante tucumano se despachó con un gol que significó el primero de su vuelta al santo.
"Este triunfo deja contentos a todos, fuimos contundentes a la hora de jugar pero éramos conscientes que jugábamos contra el último, pero iba a ser difícil. Por mérito del equipo, lo pudimos resolver rápido, tener un comienzo así de ganar cinco partidos no es fácil en este torneo", sostuvo Ricky Gómez, quien además tuvo una dedicatoria especial en el gol: "Lo disfruté mucho y fue un desahogo porque no se me venía dando, vino mi familia a verme y se lo dediqué a mi hija".
Si bien no es el Ricardo Gómez de hace varios años, todavía sigue demostrando que su calidad sigue intacta y eso lo valora el hincha: "Uno entra con muchas ganas y quiere demostrar que trata de dejar todo, hoy el grupo dejó todo y mantenemos un nivel parejo. Hay que seguir así y no bajar la intensidad, este es el camino. Somos conscientes que falta mucho pero, con los jugadores que tenemos y de local, sabemos que podemos ganarle a cualquiera".
Por otro lado, Matías Ceballos, otro de los puntos altos del equipo frente a Andino, destacó la fortaleza de Juventud como grupo: "Esto es un proceso que viene de enero, nos veníamos metiendo en la cabeza esta ilusión de entrenar fuerte para que el hincha disfrute de este equipo y se ilusione. Ahora le gente ve a un grupo que se rompe todo para lograr objetivos, esa es la idea: hacer un grupo fuerte".
Este arranque ilusionó al hincha pero también a los propios jugadores. "Nosotros también estamos ilusionados, nuestros hijos se ilusionan, nos ven en casa y nos dicen 'papi te vi en la tele, tienen que salir campeón', ya te ponen la obligación hasta nuestros hijos, cada vez se llena más la cancha y ahora queda contagiarnos de ese positivismo que antes no se veía", sostuvo el jugador santafesino, quien no teme ponerse el overol de candidato al ascenso: "Nosotros somos un equipo poderoso, con buenos jugadores y lo importante es que se disfrutó de un lindo espectáculo de fútbol. Juventud toca, juega y creo que somos candidatos, por la calidad de jugadores que hay dentro de la cancha tenemos la obligación de ganar y ojalá sigamos por este camino que es el que todos queremos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia