Argentina cumplió en Río Janeiro 2016 la mejor actuación en Juegos Olímpicos desde Londres 1948, pero las medallas doradas de Paula Paretto, la pareja Sebastián Lange-Cecilia Carranza Saroli y el hockey masculino, más la epopeya plateada de Juan Martín Del Potro, no deben hacer olvidar lo mucho que todavía debe hacerse en la materia, no solo para la próxima cita de Tokio 2020 sino para que el deporte sea una auténtica política de Estado.
La más grande fiesta del deporte de la antigüedad y de la era moderna, realizada por primera vez en Sudamérica y a la que Rusia concurrió con una delegación limitada por un escándalo de dóping, fue también el escenario de las descomunales exhibiciones de 'monstruos' como Michael Phelps y Usain Bolt, la primera medalla dorada de Brasil en fútbol con Neymar a la cabeza, los gigantes del básquetbol NBA de Estados Unidos y la maravillosa calidez de los cariocas, exportadas al mundo a través de las espectaculares ceremonias de inauguración y clausura.
Pareto en judo hasta 48 kilogramos, los velistas Lange y Carranza Saroli en la clase Nacra 17 mixto, el hockey sobre césped masculino de la mano del 'Chapa' Retegui y el tandilense Del Potro con su épica final ante Andy Murray, fueron los nombres ilustres de una delegación récord de 216 deportistas, que participó en 93 competencias y se ubicó 27ma. en el medallero final de la XXXI edición de los Juegos Olímpicos modernos.
Para Del Potro también significó su reconciliación con el público argentino a partir de su memorable triunfo ante Novak Djokovic, su no menos valiosa victoria sobre Rafael Nadal y la dramática final con Murray, punto de partida de un idilio que continuó con la conquista de la Copa Davis y el Olimpia de Oro que lo consagró como el deportista argentino del año.
Además, el deporte argentino sumó 11 diplomas (para los ubicados entre el cuarto y el octavo lugar), superando los 10 logrados hace cuatro años en Londres y por debajo de los 15 obtenidos en Helsinki 1952, cuando se premiaba hasta el sexto lugar, época en la que competían menos países y por consiguiente menos atletas.
La luchadora Patricia Bermúdez (hasta 49 kilos) y los boxeadores Alberto Melián (56) y Yamil Peralta (91) fueron quintos, en tanto el seleccionado de vóleibol masculino y el rugby seven terminaron quinto y sexto, respectivamente, pero bien pudieron haberse colgado una medalla en el pecho.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia