Durante todo el campeonato, Río Dorado de Apolinario Saravia hizo prevalecer su localía.
Esta vez se tuvo que conformar con un empate sin goles y con sabor a poco frente a Deportivo Unión de Roque Sáenz Peña. El panorama se complica teniendo en cuenta que la próxima semana definirá su futuro en tierras chaqueñas.
Si bien Río Dorado mantiene el invicto en el torneo, deberá dar el batacazo en el partido de vuelta para llegar a la final del Federal C, en busca del ascenso al Federal B.
El encuentro fue de ida y vuelta y no tuvo un claro dominador. De todas maneras, si bien el equipo respondió en todas las líneas, se sintieron las ausencias de Ramón Mansilla en la defensa, Sandro Saya en el lateral izquierdo, Leonardo Fernández como conductor del equipo e Ignacio Álvarez, uno de los jugadores más desequilibrantes del azulgrana. Los primeros tres por lesiones y el último por una sanción no pudieron jugar este primer partido de la serie.
El partido se jugó al ritmo de contraataques pero ninguno supo aprovecharlos para abrir el marcador. Durante gran parte del juego prevaleció la pierna fuerte y más de una vez el árbitro tucumano Diego Rodríguez tuvo que mostrar la cartulina amarilla.
El complemento fue más de lo mismo. Río Dorado agresivo y buscando la diferencia para ir con tranquilidad a Chaco y un Deportivo Unión firme, con un buen cerrojo defensivo.
Los chaqueños solo aguantaron los embates del local y trataron de lastimar de contra.
En los últimos minutos el azulgrana intentó encontrar el triunfo pero ese deseo se diluyó una vez que el árbitro dio el pitazo final en Apolinario Saravia.
Si bien el cero a cero no fue el resultado que esperaba Río Dorado, para el técnico Alberto Sosa la llave está abierta y ahora la presión la manejará el cuadro chaqueño.

Poco apoyo
Esta vez no hubo el marco de público que se esperaba, tal cual sucedió en los partidos anteriores. El sábado restó público, pero de todas maneras la dirigencia de Río Dorado esperaba más de mil personas.
El sueño sigue latente y la ilusión se renovará dentro de siete días, cuando llegue la hora de la verdad para Río Dorado, que busca recuperar la plaza perdida en el Federal B.
Cabe destacar que de prevalecer la igualdad en el partido revancha, que se jugará el próximo domingo en horario a confirmar, la serie se definirá desde los doce pasos.
En la otra semifinal por el ascenso, San Martín de Formosa se impuso 2 a 1 como visitante sobre Defensores de Formosa. De esta llave saldrá el finalista que peleará el ascenso con Río Dorado o Deportivo Unión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia