La goleada, con baile incluido, que le propinó San Lorenzo a Boca, por la final de Súpercopa Argentina, dejo mucha tela para cortar. A la mala relación en el vestuario de los principales referentes de Boca (Tevez-Orión), más la falta de apoyo que sufre el DT, Rodolfo Arruabarrena, se suma ahora la palabra del máximo ídolo boquense, Juan Román Riquelme, que resuena por los rincones de la "Bombonera" y hace tambalear los cimientos.
En medio de la crisis que atraviesa Boca tras la abultada derrota en la definición de la Supercopa Argentina ante San Lorenzo, el ídolo tomó el mando y puso el pecho para apoyar en una situación compleja a dos de los principales apuntados: Carlos Tevez y Rodolfo Arruabarrena.
"Este entrenador ha sido campeón hace poquito. Es del club, es de las inferiores, salió campeón como jugador y también ganó como técnico. Quiere al club más que nadie. Y se puede perder, es un juego el fútbol", saltó Román a cubrir al cuestionado técnico en Fox Sports Radio. Y agregó: "Sabe todo lo que lo quiero. Se crió en el club y ama al club. Lo quiere un montón. Boca va a andar bien en la Copa Libertadores. Ojo que a veces adivino..." soltó entre risas.
Al mismo tiempo, puso el ojo en la actuación del "Apache", a quien marcó como el futbolista diferente del medio local. "No tengo dudas de que si Boca no tendría a Tevez no sé si te estaría diciendo que somos el primer candidato. Carlitos va a volver, no te preocupes, ni lo dudes. El domingo hace dos o tres goles. Lo que sí hay que saber es que el equipo debe mejorar", subrayó.
Por otro lado, deslizó que el domingo ante Atlético Tucumán podría ser el primer partido como espectador en la "Bombonera" tras su retiro. "El domingo tenemos que ser mas hinchas que nunca. No fui nunca a la cancha desde que me fui y el domingo por ahí voy, no sé todavía", avisó. Aunque aclaró: "Sabés qué complicado andar midiendo todo, porque algunos si voy piensan por qué vino, o si no vino".
Con este contexto de crisis, Riquelme decidió dejarle un claro mensaje a los fieles hinchas que lo siguen como una deidad: "No tengo dudas que el hincha va a ir a apoyar a los colores, al entrenador, a todos... El hincha de Boca es así. El domingo la gente va a apoyar mucho a Boca. Hay que darle tranquilidad al equipo. Nunca es bueno que Boca pierda, y menos finales, pero mejor que le pase ahora".
En última instancia, y tras aclarar que "Boca es candidato, lo de ayer no lo cambia", Román soñó con ver a todos las glorias del club en el banco de suplentes: "Guillermo lo hizo muy bien en Lanús, ojalá pueda dirigir Boca en algún momento. Que Palermo también pueda hacerlo y Battaglia, si arranca, también".
A la consulta de ¿cómo se sale de este momento? "Con tranquilidad, más que nunca. El hincha es fiel, igual que siempre. El técnico le ha dado mucho como jugador y como entrenador a Boca. Tiene buenos jugadores en el plantel. Si encuentran tranquilidad, será candidato a ganar la Copa. Lo de ayer (contra San Lorenzo) no me preocupa", aseguró.

Más de Riquelme

  • "En el primer tiempo San Lorenzo no estaba cómodo en el partido. No es que lo superó los 90 minutos. Daba la sensación de que si Boca hacía algunos pases de mitad para adelante podía lastimar, pero terminó con un resultado abultado. Si metía un gol, esa de Tevez, lo podía terminar ganando".

  • "Cuando terminamos en Venezuela aquel famoso partido en el que el entrenador (Falcioni) tuvo un problema con un jugador (Cvitanich) y Angelici se sentó en la mesa con cinco jugadores y nos dijo que había que echar al técnico porque se había equivocado. Y yo le dije que no se deja sin trabajo a nadie. Pero después es más fácil perder la final por culpa de Riquelme... Este entrenador salió campeón hace poquito. Salió del club, nos regaló la Libertadores, y se puede perder".

  • "Ojalá algún día Guillermo pueda dirigir a Boca... Yo no sé si voy a ser dirigente, entrenador, kiosquero o verdulero... Hoy soy hincha de Boca".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia