Fue a principios de 2009 cuando se produjo el quiebre entre dos de los jugadores más grandesde la historia del fútbol argentino: Diego Armando Maradona y Juan Román Riquelme. El mejor del mundo ocupaba el cargo de técnico de la Selección argentina, el otro aún defendía la 'celeste y blanca' dentro del campo de juego.

¿Qué sucedió? Diego realizó una crítica pública sobre el juego del '10', la cual no le cayó nada bien a Román. "Riquelme me sirve si está bien físicamente. Quiero que sea desequilibrante en los últimos 20 metros y se comunique con Messi, Agüero y Tevez. No me sirve que se atrase y le saque la pelota de los pies a Demichelis, o que gire alrededor de Mascherano y Gago. Lo necesito sacando hombres de encima", fueron las palabras que retumbaron muy fuerte en la mente y corazón del enlace.

Tiempo después, más precisamente el 10 de marzo de 2009, Riquelme realizó una conferencia para anunciar su alejamiento del seleccionado: "No tengo los mismos códigos que él. Siendo él DT de la Selección, nosotros dos no podemos trabajar juntos". Y agregó: "Me muero por jugar con esta camiseta y me va a doler mucho mirar un Mundial por televisión y los partidos de las Eliminatorias. Pero no nos manejamos igual con el técnico de la Selección, se termina para mí. Las cosas no están claras, me entero que estoy mal para él, en qué posición quiere que juegue y en cuál no".

Pero ahora, eligió el día del anuncio de su retiro del fútbol para hacer las pases con el astroy despacharse en elogios para con él. Al esr consultado por Maradona, Román no dudó en dejar las diferencias de lado y sentenció: "Maradona para mí es único, es el más grande la historia...Para mi hijo es Messi". Y concluyó: "Tuve la suerte de jugar con él. Con verlo entrenar y hacer la entrada en calor ya estabas, le daba con el hombro... Se podía ir a bañar a la casa. Podía hacer jueguitos con cualquier cosa. Después como jugador de fútbol fue una cosa increíble. Tuvimos a él y a Messi, los argentinos somos afortunados".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia