El ministro bonaerense de Seguridad, Cristian Ritondo, dijo ayer que solicitará a los organizadores del Torneo de Verano que en las próximas ediciones “no jueguen ni Gimnasia ni Estudiantes”, debido a los incidentes que portagonizaron la noche del domingo los jugadores de ambos equipos en el clásico que se jugó en Mar del Plata.
“Me parece una barbaridad lo que pasó dentro y fuera de la cancha, voy a ver qué tipo de sanción se puede aplicar, voy a reunirme con la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APreViDe), lo de ayer (por el domingo a la noche) no puede quedar impune”, aseveró Ritondo.
En declaraciones formuladas en las escalinatas del Ministerio de Seguridad, tras otorgar una distinción a Juan Amerises, el bomberito que salvó a una beba atropellada por un auto en San Martín, Ritondo reveló que habló con la gobernadora María Eugenia Vidal respecto de la violencia registrada en el clásico platense y al respecto dijo: “Esto no puede suceder porque la provincia de Buenos Aires está tratando de garantizar que vuelvan las familias al estadio”.
“No puede ser que esto termine como terminó, cuando aquellos que tienen que dar el ejemplo, que son los profesionales, terminen desbordados, agarrados a trompadas como si fuese una pelea indiscriminada. Me parece que es el peor ejemplo”, aseveró.

Se evaluará todo

“Voy a pedir que ni Gimnasia ni Estudiantes, jueguen los próximos torneos de verano”, enfatizó, tras lo cual dijo que “se evaluará todo” lo que sucedió, ya que “fue un gran esfuerzo el que hizo la Policía de la provincia de Buenos Aires para garantizar que vayan al estadio locales y visitantes”.
“Se jugó un Boca - River, un Huracán - San Lorenzo, Independiente - Rácing, y con Gimnasia y Estudiantes tuvimos que vivir esto, y que fueran los jugadores los que dieran el mal ejemplo. Me parece que deben ser sancionados, y tienen que ser penados muchos, porque son profesionales, no jugaron infantiles ni juveniles sino futbolistas con experiencia en Europa, muchos de ellos seleccionados. Lo que hicieron está muy mal”, concluyó.

Pedidos de disculpas

El arquero Mariano Andújar y el delantero Nicolás Mazzola, dos de los protagonistas principales del violento final del clásico, se pidieron disculpas ayer públicamente al cruzarse en un programa de televisión y se mostraron avergonzados.
“No quise asesinar a Andújar”, afirmó Mazzola al hablar sobre la serie de patadas que impactaron sobre el arquero cuando estaba tirado en el césped.
“Es una vergüenza para nosotros, para la gente que vino al estadio y para la que lo mira por televisión. No hay que terminar así, no sé bien qué pasó pero esto no sirve para nosotros ni para la gente”, dijo Andújar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia