La presión es extrema. River Plate, que viene de perder un invicto de 31 partidos pero que se mantiene como único puntero, intentará volver a la victoria hoy, desde las 18.15, cuando reciba a Olimpo de Bahía Blanca, quien en el historial ya le ganó dos veces en el Monumental, por la 16ª fecha del Campeonato de Primera División, mientras ya tiene la mente puesta en el primer superclásico de la Copa Sudamericana ante Boca, el jueves próximo en La Bombonera.
El cotejo se jugará en el estadio de Núñez con el arbitraje de Fernando Echenique y transmitido por la TV Pública.
River encabeza las posiciones con 32 puntos, mientras que Olimpo figura en la anteúltima colocación con 13.
Todo tiene su fin, nada es para siempre y River lo comprobó el pasado miércoles cuando Estudiantes le cortó un histórico invicto de 31 partidos, sumado en varias competencias, tras vencerlo por 1 a 0 en Núñez.
De hecho, no fue sorpresivo el triunfo pincha. En principio porque River eliminó al equipo platense de los cuartos de final de la Copa Sudamericana luego de dos ásperos partidos y definidos por la mínima diferencia (2-1 y 3-2), y también por las ausencias del uruguayo Carlos Sánchez y el colombiano Teófilo Gutiérrez, citados por sus seleccionados para jugar encuentros amistosos esta semana.
Ambos jugadores son irreemplazables en este River. Sánchez por su dinámica y capacidad para quitar, tocar y llegar a posiciones ofensivas y Gutiérrez porque, sencillamente, es un delantero desequilibrante y es el goleador del certamen con 10 tantos.
No obstante, más allá de la preocupación que provocó perder y no haber sacado una ventaja casi decisiva en el tramo final del certamen, River y su gente quedaron intranquilos por la merma física experimentada por el equipo. Bajó notoriamente la presión sobre el rival, se trasladó menos el balón y se recurrió al pelotazo, una receta que no figuró en el "menú" del equipo de Marcelo Gallardo en la serie invicta.
Se vienen los partidos con Boca y en el medio, como el jamón del sandwich, un duro clásico frente a Racing en Avellaneda y la definición del certamen, compromisos que requerirán mucho esfuerzo y mayor desgaste.
Ante ese horizonte, Gallardo deberá determinar con qué formación afrontará esos partidos y hasta qué punto pondrá en riesgo el certamen local y el torneo internacional, ya que no sería la primera vez que un equipo que tenía todo por ganar se puede quedar con las manos vacías.
En Olimpo podría jugar el ex Boca Orlando Gaona Lugo y saldría del equipo Joaquín Susvieles o Jacobo Mansilla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia