Tantos años de espera, tanto sufrimiento, tanta angustia. Y tanto desahogo merecido de 60 mil almas que explotaron e hicieron estallar un Monumental desbordante con el grito de campeón. Si, campeón. Esas siete letras que tanto se le venían negando a los hinchas millonarios en un torneo internacional (la última vez que había alzado un trofeo continental había sido la Supercopa 97, de la mano de Ramón Díaz). Y el grito estalló en los cuatro costados del estadio durante la vuelta olímpica, como para que no quedaran dudas.
River vuelve a ser River. Grande como su historia misma así lo marca. Y aquella dolorosa pesadilla ya pasó, quedó archivada y guardada en el baúl de los malos recuerdos.
Todo sucede por algo. Y parece que había que caer a lo más bajo para luego resurgir desde las cenizas, como el ave Fénix. Había que morder el polvo de la derrota y escupir tierra hace tres años con aquel traumático descenso para levantarse y gritar campeón.
Embed
El millonario, que había igualado en la ida en un tanto con Nacional en Medellín, sacó a relucir toda su jerarquía y autoridad en la revancha en casa y le ganó 2 a 0 a los colombianos gracias a dos "cabezas" brillantes, las de Gabriel Mercado y Germán Pezzella, en una ráfaga de cinco minutos de furia, cuando el pleito se había puesto cuesta arriba y la tensión se adueñaba del Monumental, a los 9' y 13' del complemento, respectivamente.
River nacional 10-12-5.jpg

Pese a los momentos de dramatismo, River supo llevarse por delante a su rival con juego y soltura, y podría haber comenzado a allanar su camino en el primer tiempo, de no ser por las oportunas salvadas de Armani, el arquero argentino del Nacional, y la llamativa falta de resolución de Teo Gutiérrez (le taparon tres mano a mano).
Promediando los 30 minutos de la primera etapa el millonario comenzó a ceder y su enjundia ofensiva dejaba jugosos espacios para la contra de los colombianos.
river campeon3.jpg

Superado el dramatismo, la clave del partido estuvo en esos cinco minutos determinantes del complemento, cuando Mercado y Pezzella le sacaron provecho a la pelota parada.
River lo aguantó hasta el final con inteligencia, juego y solvencia se llevó la gloria. Y el grito de campeón tuvo la satisfacción del merecimiento por un 2014 inolvidable.

  • La síntesis

River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori y Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio y Ariel Rojas, Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora y Teófilo Gutiérrez. DT: Marcelo Gallardo.
Atlético Nacional: Franco Armani; Francisco Nájera, Juan Valencia, Alexis Henríquez y Daniel Bocanegra; Alejandro Bernal, Alexander Mejía, Farid Díaz, Edwin Cardona; Orlando Berrío y Luis Ruiz. DT: Juan Carlos Osorio.

Goles en el segundo tiempo: 9m. Mercado (RP) y 14m. Pezzella (RP).
Cambios en el segundo tiempo: 20m. Oscar Murillo por Díaz (AN) y Wilder Guisao por Nájera (AN), 28m. Sherman Cárdenas por Berrío (AN), 36m. Fernando Cavenaghi por Gutiérrez (RP), 37m. Matías Kranevitter por Ponzio (RP) y 43m. Sebastián Driussi por Pisculichi (RP).

Arbitro: Darío Ubriaco (Uruguay).
Estadio: Monumental.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia