River Plate igualó anoche la mejor serie de su historia al llegar a los 31 partidos sin perder, pero el 1-1 ante Vélez Sarsfield en Liniers redujo la ventaja que le lleva a sus perseguidores Lanús y Racing Club en la recta final del Torneo de Primera División.
Los Fortineros se pusieron en ventaja por un cabezazo de Miltón Caraglio, a los 17 minutos, y en ese mismo primer tiempo empató Gabriel Mercado, con un remate cruzado, a los 37.
De este modo, el equipo de Marcelo Gallardo pasó a compartir la histórica campaña de 1922, en el amateurismo, pero en la actual competencia doméstica sólo quedó dos puntos por encima del escolta Lanús y tres, de la Academia.
Embed
Al cuadro del Muñeco se lo vio menos intenso y con menos fútbol del que lo viene distinguiendo en este semestre, en el que simultáneamente interveniene en la Copa Sudamericana, por la que se topará próximamente con Boca Juniors en dos versiones del Superclásico que tendrán como premio adicional el boleto para ir a la final de ese certamen internacional.
Vélez tuvo un comienzo muy positivo ante un River irreconocible, a tal extremo que a lo largo del primer período de ninguna manera se pareció al lider del campeonato.
El local ejecutó de manera impecable de mitad de cancha hacia adelante una estrategia interesante al buscar lastimar por los flancos a un oponente que tenía una línea de tres volantes.
El plan pergeñado por José Flores intentaba conectarse de manera directa con el peso que tienen dentro del área tanto Lucas Pratto como Caraglio.
Después de varios intentos velezanos, y casi nada por parte de River, el local consiguió la apertura del tanteador mediante un centro enviado por Matías Pérez Acuña desde la derecha que Caraglio convirtió de cabeza, ubicando la pelota a la izquierda de Marcelo Barovero.
River estaba perdiendo uno de los invictos más prolongados de su historia y para empeorar su momento el colombiano Teófilo Gutiérrez golpeó con el brazo a Fabián Cubero en el rostro, pero el árbitro Silvio Trucco le sacó únicamente tarjeta amarilla.

La quinta amarilla

Para el artillero cafetero se trató de la quinta tarjeta amarilla, pero igual el próximo cotejo ante Estudiantes en el Monumental se lo perderá porque debe sumarse al seleccionado de su país por las fechas FIFA.
Vélez realizaba un buen trabajo con la tenencia de la pelota, pero tenía siempre como principal argumento ofensivo los movimientos de Prato.
En cambio, cuando el conjunto del Turu perdía el balón padecía en defensa, sin necesidad de que River le diera forma a grandes aciertos. Vélez parecía falto de confianza y seguridad en la retaguardia.
River aprovechó esa situación en un córner, originado por una mala salida del uruguayo Sebastián Sosa en el juego áreo. Ejecutó Ariel Rojas y, tras una serie de rebotes, definió Mercado con un disparo rasante y cruzado.
A los 44 tuvo una oportunidad el anfitrión de volver a ponerse arriba en el marcador y se dio en los pies de Yamil Asad desde la derecha, en una acción preparada que continuó con Pratto en el segundo palo, pero Barovero, impecablemente ubicado, evitó la conquista.
En la segunda parte se observó que el gol del empate frenó mucho los ánimos de Véelz, que ya no mostró el mismo atrevimiento, dejó de explotar las bandas, fue mucho más tibio con la posesión de la pelota y jugó de un modo más horizontal.
Por su parte, River planteó una lucha más fuerte en la mitad de la cancha, por lo que el juego se emparejó y deparó pocas ocaciones favorables para ambos equipos.
El visitante tuvo una leve ventaja por la mayor capacidad individual de sus jugadores.
Por el aldo del anfitrión, dependió en demasía de lo que pudiera hacer Pratto y eso facilitó la labor defensiva del contrincante, que tuvo su mejor chance a los 11, en un tiro libre que ejecutó el uruguayo Rodrigo Mora abajo y a la derecha, y desvió Sosa al córner con lo justo.
Así River sigue haciendo historia, pero cada partido le viene costando más. Sin embargo, hace el esfuerzo y va en procura de todo, inclusive con Boca como doble escollo en la Sudamericana.



¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia