River Plate venció a Boca Juniors por 1 a 0 en el segundo Superclásico del año y se adjudicó con la copa que estaba en disputa, en un partido disputado en el estadio "Malvinas Argentinas" que mostró un colorido increíble con 30 mil espectadores.
El único gol del encuentro lo marcó el delantero uruguayo Rodrigo Mora, a los 35 minutos del segundo tiempo de tiro penal.
Con este resultado River se quedó con los dos Superclásicos que se disputaron en el verano, ya que la semana pasada también se impuso por 1 a 0 en Mar del Plata, también con un penal.

  • El gol de Mora, de penal
Embed

Los primeros 45 minutos mostraron la mejor cara de Boca en lo que va de los amistosos de verano, con nuevo esquema, mayor solidez, más dinámica en la mitad de la cancha, aunque sin demasiado peso en ataque. El 3-4-1-2 que dispuso Rodolfo Arruabarrena le dio más juego al equipo.
Sin embargo, Boca no logró quebrar a la defensa adversaria, porque Nicolás Lodeiro, el encargado de generar fútbol, no estuvo fino con el balón y por ende Carlos Tevez y Andrés Chávez, los dos puntas, no entraron demasiado en juego. Más allá de eso, Tevez tuvo dos oportunidades; pero primero Marcelo Barovero y luego su falta de puntería le impidieron abrir el marcador.


Embed

El mejor juego de River coincidió con la merma física de Boca y Arruabarrena, tras acertar en el comienzo con el planteo, se equivocó al sacar a Fabra (lo reemplazó Nicolás Colazo), el mejor jugador de su equipo.
Casi sobre el final una falta del tucumano Sebastián Palacios (había ingresado por Chávez) dentro del área sobre Gonzalo Martínez. Entonces, Mora cambió la infracción por gol.
De allí hasta el final, River no pasó demasiados sobresaltos, su gente se abrazó a la victoria y le trasladó la preocupación a un Boca que perdió, independientemente de las formaciones, los cuatro últimos encuentros que disputó en el verano.

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia